Crisis financiera

Patronales del G-8: Sólo las empresas sacarán la economía de la recesión

Sólo las empresas sacarán la economía de la recesión actual, algo para lo que ya están trabajando, según las organizaciones patronales de los países del G8, que pidieron a los Estados que se limiten a restablecer el funcionamiento normal de los mercados financieros, y que su papel no es gestionar las compañías.

Las principales organizaciones de empresarios del G-8, reunidas hoy y mañana en París, adoptaron una declaración en la que se declaran "optimistas" sobre una próxima recuperación e insisten en enmarcar la situación actual de crisis en los ciclos naturales de la economía de mercado.

La presidenta de la patronal francesa MEDEF, Laurence Parisot, que hacía de anfitriona del encuentro, subrayó en conferencia de prensa que "la economía es por naturaleza cíclica" y se mostró convencida de que "dentro de un tiempo vamos a volver a la fase ascendente del ciclo" porque "ya estamos preparando el futuro".

"Sólo las empresas pueden sacar a nuestras economías de la recesión" y "sólo la economía de mercado permite la creación de riqueza" y "progreso" y no está cuestionada por el momento presente, argumentó Parisot, quien añadió que "el papel de los Estados no es intervenir en las empresas". La "número uno" de la organización empresarial italiana Cofindustria, Emma Marcegaglia, declaró que "estamos en medio de la crisis pero somos optimistas. No es el fin de la economía real ni del mercado", y reiteró que lo primordial es atajar la crisis del crédito.

En esa misma línea, el responsable de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, Thomas Donohue, aunque reiteró el "apoyo de los esfuerzos de los gobiernos" en las conclusiones de la reunión del G-20 celebrada en Washington el pasado 15 de noviembre, puntualizó que los poderes públicos "no deben dirigir los negocios de este mundo", y que "los empresarios son los que deben asumir riesgos".

En su declaración, los representantes de las patronales de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido y Rusia ponen el acento en que "el papel de los Estados en este contexto es en primer lugar restablecer el funcionamiento normal de los mercados financieros, que no se ha conseguido todavía; luego adaptar el marco reglamentario". Sobre este último punto, Donohue admitió que "hace falta alguna clarificación en las regulaciones, pero enseguida apostilló que hay que evitar un exceso de reglamentación.

Parisot, en lugar de falta de reglas, dijo que el problema es que "ha habido una ausencia de coordinación internacional en la reglamentación", y además que algunas normas contables eran "procíclicas" y que en ciertos productos "había una ausencia total de regulación", y por tanto de información. En su declaración, las organizaciones empresariales hacen un llamamiento para evitar en el contexto actual el proteccionismo y se pronuncian en favor de concluir con un acuerdo la Ronda negociadora de Doha sobre la liberalización del comercio internacional.

También se comprometen a "hacer prevalecer ética y responsabilidad en la economía de mercado" y piden una concertación a escala mundial para combatir el cambio climático. Los patronos del G-8 indicaron que los Gobiernos deben coordinar sus planes nacionales para relanzar sus respectivas economías y Marcegaglia precisó que los estímulos deben ajustarse a las reglas de la competencia para evitar "distorsiones".

Interrogados sobre las demandas de la industria del automóvil de ayudas públicas, Parisot respondió que los Gobiernos deben primer "estímulos fiscales lo más globales posibles", y que si "puntualmente" hace falta apoyo a un apoyo sectorial debe focalizado, breve y respetando las normas de la competencia, de ahí la necesidad de una coordinación internacional.

Los responsables patronales de los países del G-8, que se reúnen de nuevo mañana y participarán en la celebración del cincuentenario de la organización empresarial europea Bussiness Europe, serán recibidos por la tarde por Nicolas Sarkozy, pocas horas después de que el presidente francés anuncie un plan de relanzamiento para la economía de su país.