Crisis en la industria del motor

El desplome de las ventas de coches en 2008 es ya el peor de la historia

Peor que el de la crisis de 1993. El desplome que sufren las matriculaciones de turismos y todoterrenos en 2008 es ya el más virulento que se ha registrado desde que existen las estadísticas, después de que noviembre se convirtiese en el segundo peor mes de la historia. La patronal de los fabricantes avisan de que la situación es 'desesperada' y cuenta ya con otro descenso del 10% en 2009.

Las llamadas de auxilio de la industria de la automoción suenan cada vez más alto. Ayer, la patronal de los fabricantes de automóviles, Anfac, reclamó al Ejecutivo que acelere las medidas para aliviar la crisis del sector de la automoción después de que, desde ayer, el descenso experimentado en 2008 sea el peor de la historia para la ventas de turismos y todoterrenos nuevos.

Las matriculaciones de turismos y todoterrenos se situaron en 63.068 unidades durante noviembre, lo que da una caída del 49,6% respecto a las 125.206 unidades comercializadas en el mismo mes de 2007 y el segundo mayor retroceso mensual de la historia, sólo superado por el descenso del 51% registrado en enero de 1993.

Este pésimo dato deja el acumulado del año en 1,08 millones de unidades comercializadas, una cifra que se traduce en una reducción del 26% en comparación con el mismo periodo del ejercicio precedente. Este porcentaje de caída sobrepasa las previsiones manejadas hasta la fecha, que situaban el retroceso en el 25%.

Y lo que es más preocupante: 2008 es ya el peor ejercicio de la historia para la industria del automóvil. Al menos desde el plano comercial. Esta caída supera en términos relativos a la sufrida en 1993, el año de la última crisis económica. Pero entonces, las ventas rebotaron con fuerza al año siguiente. Sin embargo, esta vez Anfac no cuenta con ello. La patronal pronostica que las ventas de turismos y todoterrenos registrarán un descenso el próximo año del 10%, explicó ayer su directora económica, Aránzazu Mur. Anfac cuenta con un primer semestre de 2009 'muy difícil', y que se produzca un cambio de tendencia en la segunda mitad del año, aunque, admitió, se hará sobre una base 'comparativa muy baja'.

Mur calificó de 'desesperada' la situación, y advirtió de que el comportamiento de las matriculaciones en diciembre 'no será mejor que en noviembre', pues a los factores genéricos como la persistencia de la gravedad de la situación económica y financiera en general -que continúa degradando la demanda privada- la menor renta disponible de las familias o las restricciones al crédito, se suma la subida 'artificial' registrada en diciembre de 2007 como consecuencia de los cambios introducidos en el impuesto de matriculación. El presidente de la Asociación Nacional de Importadores de Automóviles, Camiones y Motocicletas (Aniacam), Germán López Madrid, ve demasiado optimistas las previsiones de Anfac y rebaja las previsiones a un 28% este año y al 15% para el ejercicio 2009.

Esta 'desesperada' situación llevó ayer a Anfac a solicitar que el Gobierno 'acelere' las medidas aprobadas por el Gobierno para el sector del automóvil, que alcanzan un importe de 800 millones de euros.

Advertencia

En este sentido, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, advirtió ayer al sector del automóvil de que si quiere recibir ayudas públicas, el Gobierno no aceptará expedientes de regulación de empleo (ERE) que supongan la extinción de puestos de trabajo, como los aplicados por Nissan. La responsable económica de Anfac, por último, pronosticó que el Plan VIVE -al que calificó de 'muy bien diseñado' en su segunda versión- no afectará de inmediato a las ventas, y pronosticó que 'no tendrá el efecto que debería' hasta que no se resuelva el problema de la restricción del crédito.

El canal de particulares y de empresas no alquiladoras se estrelló el mes pasado. Estas dos líneas de compradores son los responsables de tres de cada cuatro adquisiciones. El de particulares, además, es el más rentable, toda vez que compra con menores descuentos. Aquí, el descenso en noviembre ha sido del 48,8% y en el conjunto del año, de un 28,5%. En cuanto a las compras de las empresas de alquiler y, dado que se está en temporada turística baja, el retroceso en noviembre ha sido del 64,5%, que lleva el descenso del acumulado al 9,7%.

El Mégane vuelve a ser el más vendido

El Renault Mégane aprovechó los momentos de crisis y volvió a copar la primera posición entre los vehículos más vendidos, gracias al tirón de la recién estrenada nueva generación. Fue el más vendido en noviembre, con 2.930 unidades, seguido del Seat Ibiza con 2.691 unidades, Ford Focus con 2.564 unidades, Citroën C4 con 2.354 unidades y Peugeot 308 con 1.977 unidades. Todos estos modelos sufren caídas de ventas. Hasta noviembre, el liderazgo fue del Focus con 53.279 unidades, seguido del Mégane con 50.711 unidades, del C4 con 50.207 unidades, del Ibiza con 43.390 unidades y Peugeot 207 con 41.962 unidades.

Descensos generalizados en marcas y segmentos

Noviembre ha dejado caídas para todos los gustos. Las matriculaciones bajaron en todas las comunidades autónomas en el mes y en el acumulado.

El rojo también es común a todas las marcas en noviembre. A todas, menos una. Dacia, la enseña low cost de Renault, es la única que se desmarca y logra incrementar sus ventas un 12,8%. En el acumulado, se da la circunstancia de que Nissan, la única compañía que ha anunciado un ERE de extinción de empleos, es el único fabricante que mejora sus ventas. También crecieron Lancia y Smart, pero éstas operan como importadoras.

De igual manera, todos los segmentos caen en el mes y en acumulado, aunque con más virulencia cuanto más tamaño. Así, las entregas de todoterrenos grandes cayeron un 75,4%, las de monovolúmenes grandes un 74,8% y las de automóviles de lujo, un 72,5%. En los once primeros meses, los mayores descensos son para monovolúmenes grandes (-54,4%), todoterrenos grandes (-52,7%) y coches de lujo (-49,6%).