Sociedad

La cita más esperada

El Bal Crillon de París, elegido por 'Forbes' entre las fiestas más bellas del mundo, reúne este fin de semana a hijos de nobles y millonarios.

La tradición moderna de las presentaciones en sociedad que representa como nadie el Ball Crillon des Debutantes nació en 1957. De la mano de la exquisita casa de costura Jean Patou, la gala se celebró alternativamente en Versalles y en la âpera de París. Los sucesos de 1968 interrumpieron los festejos hasta 1991, año en que los retomó la relaciones públicas Ophélie Renouard. Desde entonces, París los acoge cada noviembre o diciembre. Este fin de semana llega la decimoctava edición de una fiesta elegida por Forbes como una de las diez más bellas del mundo. En esta ocasión, la recaudación se donará a la investigación sobre la diabetes

El baile de las debutantes llena cada año de glamour el Hotel Crillon, en la Plaza de la Concordia. El evento está patrocinado por Adler, la familia de joyeros que ya alcanza la cuarta generación, y por la inmobiliaria Starwood Capital Group, al que pertenece el Hotel de Crillon. Su dueño Russell Sternlicht y su mujer Missy, y Jean-Claude Messant, el director general del hotel, son los anfitriones, junto a Carlo y Franklin Adler. La beneficiaria es la Fundación Melita Bern-Schlanger. El Bal Crillón incluye siempre un desfile de las chicas, seguido de una cena y una fiesta. Entre las debutantes más conocidas de otras galas figuran, por ejemplo, la princesa Lorenza de Liechtenstein, Barbara Berlusconi y Anastasia Gorbachova. Entre las españolas, la interiorista Belén Domecq. Este año, sin embargo, no habrá representantes españolas. Cada participante lleva un vestido de una casa de alta costura, así como joyas de Adler. Todas tienen entre 16 y 20 años y vienen de 12 países, entre ellos Estados Unidos, Japón, China, y por primera vez, Egipto y Filipinas.

Pero el verdadero interés de la lista de invitados de la fiesta reside más en progenitores que en debutantes. Entre las francesas, Anouchka, de 18 años, es hija de Alain Delon y de la modelo Rosalie Van Breemen, y vestirá de Elie Saab. Clémence, de 16, es la hija pequeña del actor y jinete Jean Rochefort. Marguerite, de 17, es hija de Nicolas de Tavernost, presidente de TV Chanel M6, e irá acompañada de su hermano mellizo, François. Olympia de Dietrich vestirá Carven.

El verdadero interés de la lista de invitados del Bal Crillon reside más en los influyentes progenitores de las debutantes que en las propias herederas

Desde el Reino Unido vienen las gemelas Anna y Violet Hesketh, de 17 años, hijas de Catherine Guinness, antigua ayudante de Andy Warhol en su estudio The Factory. Y también la nobleza británica: Philippa Cadogan es hija de Lord Chelsea y nieta de Lord Cadogan, ambos descendientes de familias nobles de Escocia. La firma elegida por Philippa es Luella, una diseñadora muy en boga en Londres.

La condesa Tatiana, italiana, es la tercer hija del conde Serge Pahlen y Marguerita Agnelli. Vestirá un traje de Donatella Versace, igual que hizo su hermana Anna. Gloria es la hija del legendario fotógrafo Willy Rizzo, que vive en París. Sophie, hija del ex embajador suizo en Nueva York y Singapur Raymond Loretan, vestirá de Stéphane Saunier.

La belga Anne-Hélène d'Arenberg viste Christian Dior. Maria Golushko es la representante de Rusia, hija de un senador, y viste ropa del libanés Zuhair Murad. De EE UU, viene Sarah, tercera hija de la familia Mellon, una de las herederas más ricas del país, mecenas de la Carnegie Mellon University. Desde Japón, Sayaka Ito, que quiere ser modelo y que ha elegido como modisto Jean Paul Gaultier.

En 2001 deslumbró Lauren Bush, sobrina del presidente saliente de EE UU, que consiguió un contrato para vestir los modelos de Tommy Hilfiger. ¿Quién será la estrella esta noche?

Estrellas del cine y de la moda

País de burguesía, de corta historia, Estados Unidos tiene su particular casta de glamour: los artistas. En el Baile de las Debutantes del Hotel Crillon de este fin de semana, hay cuatro estadounidenses, de las cuales dos son hijas de actores. Scout Larue Willis es hija de Bruce Willis y Demi Moore, y vestirá un traje de Christian Lacroix. Billie Lourd es hija de una princesa de ficción, la Leia de La guerra de las galaxias, Carrie Fisher, y de Bryan Lourd, director de Creative Artists Agency, la agencia de representantes que lleva a las más conocidas estrellas de la música, el cine y el deporte.

La tercera no es hija pero sí hijastra de un actor, Casper Van Dien. India Oxenberg es nieta de su Alteza Real la princesa Isabel de Yugoslavia. La princesa heredera de la familia real yugoslava, Catalina, también presenta a su hija, la británica Victoria de Silva, de 16 años. Su padre es el abogado Sir Desmond. Victoria era ahijada de la conocida editora Isabella Blow, que descubrió el talento para la moda de Alexander McQueen, el diseñador del vestido que llevará esta noche la debutante.

De Asia y África

La primera filipina de la historia de la fiesta se llama Paloma Urquijo, de la familia Zobel de Ayala, de origen español. De Hong Kong viene Chelsea Chau. Su bisabuelo, Sir Chau Sik-nin, fue un importante líder político chino, y su madre, Reina, es conocida en su país por su elegancia. Chau ha elegido un traje diseñado por Stéphane Rolland Couture.

Después de que el año pasado debutara la hija de Phil Collins, en esta ocasión vuelve a participar la heredera de un cantante, Youssou Ndour. Su hija Sokhna, de 17 años, vestirá de Frank Sorbier. Enayat es hija de Farouk Younes, un emprendedor egipcio, y llevará un vestido de la joven diseñadora Alexis Mabille, que se estrena en el baile.