Mercados

Siete meses de pérdidas

Los planes de ayuda siguen sin calar en las Bolsas. El Ibex cede el 2,25% en noviembre y afronta el fin de año con una bajada del 41,3%.

Noviembre terminó ayer para las Bolsas. El balance, una vez más, ha sido negativo para la gran mayoría de los mercados. El Ibex ha perdido el 2,25% y ha sido uno de los mejores resultados en Europa, porque el Euro Stoxx 50 concluye con un descenso del 6,23%, mientras que el Footsie, el Dax, el Cac y el Mib 30 han retrocedió el 2,04%, 6,39%, 6,43% y 5,71%, respectivamente.

En los mercados estadounidenses el peor balance lo ha recogido el Nasdaq, con un descenso del 10,77%. El Dow Jones y el S&P han recortado el 5,32% y 7,48%. El efecto Obama, tras la elección del presidente de EE UU, no ha sido tal y como esperaban algunos expertos; sólo tuvo impacto positivo de forma momentánea.

A pesar de que las pérdidas son importantes, lo cierto es que hasta hace una semana el balance del mes apuntaba a que iba a ser mucho peor. El rescate de Citi por parte del Gobierno estadounidense, que avalará 238.000 millones de activos para salvar el banco proporcionó el pasado lunes grandes revalorizaciones a las Bolsas. Por ejemplo, el Ibex ganó en esa jornada el 8,13%. Así, en el cómputo de las cinco últimas sesiones suma el 11,74%, que es el mejor resultado que obtiene en el periodo desde septiembre de 2001. Esta semana, no obstante, ha sido singular. El Euro Stoxx ha sumado el 12,21% y el S&P el 12,02%; el segundo mejor resultado de su historia. El cierre de Wall Street en jueves por el festivo del Día de Acción de Gracias y la reducción de la jornada el viernes ha dejado el resto de las plazas financieras a medio gas.

El S&P cerró la segunda mejor semana de su historia al ganar el 12% tras el rescate de City

Los volúmenes de contratación han decrecido considerablemente. En la Bolsa española la contratación ha caído por encima del 50% en noviembre.

Los inversores pueden celebrar la mejora que han experimentado los mercados en las últimas sesiones. Pero su reacción será contraria bajo otra perspectiva en el tiempo. El selectivo español suma siete meses consecutivos a la baja con una caída del valor del 35,42%. El índice se desmarca así del que ha sido su comportamiento en la recta final del año, ya que noviembre de 2008 pasa a ser el peor desde 1993.

En general, la tensión ha seguido palpándose cada jornada y prueba de la desconfianza que existe está en la evolución que ha seguido la renta fija. La rentabilidad del bono de Estados Unidos ha llegado a mínimo histórico y la de España y Alemania al nivel más bajo de los dos últimos años. La deuda estatal se ha convertido en el activo refugio por excelencia.

Las Bolsas apenas han reaccionado a las últimas actuaciones de los Gobiernos, que siguen presentando planes de ayuda al sistema financiero para atajar cuanto antes la crisis. José Luis Rodríguez Zapatero anunció el pasado jueves un paquete de medidas que incluye la inversión de 11.000 millones para activar la inversión pública y crear empleo. Mientras, Bruselas ha propuesto gastar 200.000 millones para frenar la inversión y el Reino Unido ha bajado el IVA desde el 17,5% al mínimo del 15%. Son las primeras concreciones de la reunión que mantuvo el G-20 en Washington el pasado día 15.

También se ha seguido defendiendo al sector bancario. El último rescate ha sido el de Citi, que tras perder el 60% la semana anterior, Estados Unidos decidió poner cartas en el asunto y avalará 238.000 millones de activos de la entidad para salvarla.

A pesar de todo, el momento sigue complicado. Las cifras económicas siguen débiles y, de hecho, la zona euro ya ha confirmado su recesión. Las empresas comienzan a reconocer dificultades y en noviembre además del sector bancario, que ha perdido el 15,55%, ha sido protagonista el de automoción. La industria se ha visto afectada por la caída del consumo y la mayoría de los fabricantes ya ha anunciado cierre temporal en algunas plantas. En Europa han cedido una media del 27,74. Volkswagen ha sido la peor con un recorte del 44%.

El próximo 2 de diciembre está previsto que las empresas estadounidenses presenten planes concretos al Gobierno para que éste apruebe algún programa de ayudas. Las expectativas de que esto salga adelante son altas.

En la Bolsa española los dos valores protagonistas han sido Santander y Repsol. El banco puso en marcha una ampliación de capital histórica por 7.200 millones de euros. La operación ha concluido con éxito ya que ha sido sobresuscrita. El valor, sin embargo, se ha dejado el 17,60%.

La petrolera, por su parte, ha subido el 2,43%. Primero se conoció el interés de Gazprom por la compañía y después el de Lukoil. Sacyr, que cuenta con un 20% en el capital de la hispano argentina ha sumado el 5% y Criteria con un 11% en el capital, ha avanzado el 5,95%.

Los índices encaran la recta final del año con unas pérdidas acumuladas superiores al 40% y una perspectivas iniciales para 2009 nada halagüeñas. Los analistas, sin embargo, confían en que a corto plazo se produzca un rebote más importante que los anteriores. De momento, el Ibex se ha situado a un paso de los 9.000 puntos (le restan sólo 89,4). Y como buena noticia de cara a la semana que viene, el mercado espera un recorte de tipos por parte del BCE entre 75 y 100 puntos básicos.

Menos ricos

Los más ricos acumulan pérdidas de 157.900 millones

La crisis ha está teniendo efectos también en las personas más ricas del mundo,

De acuerdo con la revista Business Sheet, un total de 20 personas habrían perdido 157.900 millones

El inversor indio Anil Ambani ocupa el primer puesto de damnificados, con 25.232 millones.

Los siguientes serían el empresario indio Lakshmi Mittal (23.675 millones) y el magnate de los casinos Sheldon Adelson (23.277 millones).

Warren Buffett lleva acumuladas unas pérdidas de 10.533 millones de euros.

Telefónica evita males mayores

El apoyo de Telefónica ha sido fundamental para el Ibex en noviembre. La teleco ha experimentado una revalorización del 10,12% en el mes, siendo el mejor resultado que obtiene en lo que va de año.

La compañía ha aportado con su subida 195,95 puntos al selectivo. Sin esa contribución, el índice se habría dejado justo el doble, el 4,5%. Aún así sigue siendo un resultado mejor que el de la mayoría de los mercados. En una proporción mucho menor, pero con efectos positivos también, han ayudado al Ibex 35 Iberdrola (3,37%), ACS (7,35%), Repsol (2,43%) y Unión Fenosa (3,19%).

Los inversores han comenzado a apostar de nuevo por Telefónica, después de una caída acumulada en los 10 primeros meses del 35,10%. Con la última mejora, las pérdidas en 2008 se han suavizado pero aún así llegan hasta el 28,53%. En la última semana, Fitch elevo la calificación de la empresa que preside César a A-, que se encuentra seis posiciones por debajo de la máxima calidad (AAA), y cambió las perspectivas de estable a positivas.

Telefónica es una de las principales apuestas de los analistas.