Automoción

Mercedes amplía a casi mes y medio el parón de Vitoria

La caída de matriculaciones sigue causando estragos en la industria de automoción, que en el País Vasco es uno de los puntales de su PIB. Mercedes-Benz estirará hasta casi un mes y medio la parálisis de su centro de Vitoria, y por tanto el de Barcelona, que le suministra componentes.

El sector de automoción es clave en la industria vasca. Aparte de la fábrica de vehículos de Mercedes-Benz en Vitoria, por debajo hay un potente sector de suministradores de componentes que está sufriendo la caída de matriculaciones. Hay malas noticias para todos.

De momento, la marca de la estrella anunció ayer a los sindicatos que ampliará el parón de la actividad en sus centros del País Vasco y Cataluña hasta mes y medio (el anterior anuncio llegaba al mes). Así, sus 3.600 operarios se irán a casa el próximo 12 de diciembre y no volverán hasta el 20 de enero.

Caída de pedidos

Y es que a la filial de Daimler Chrysler no le salen las cuentas, porque ahora construye 182 vehículos al día (el ritmo anterior era de 474 unidades) y la cartera de pedidos para enero registra una caída del 30% sobre el mismo mes del ejercicio anterior. Para 2009, los responsables de la multinacional no descartan la presentación de algún expediente de regulación de empleo (ERE), una medida de la que se han salvado hasta ahora las instalaciones de Vitoria y Barcelona por su sistema de flexibilidad laboral, que guarda las jornadas de trabajo sin realizar para cuando lleguen tiempos mejores.

El efecto entre los proveedores de Mercedes-Benz será inmediato. También mandarán a casa a sus empleados durante mes y medio, pero en este caso por la aplicación de sendos EREs.

Son los productores de piezas Faurecia, SAS Automotive y Saljoar, que suman más de 300 empleos. Lo mismo en Estampaciones Bizkaia, del grupo Gestamp, aunque la repercusión laboral es mayor (600 trabajadores).

En Corporación Mondragón, antigua MCC, la división dedicada al automóvil padece asimismo la citada caída del mercado. Las principales cooperativas relacionadas con esta industria (Fagor Ederlan, Batz y Maier, entre otras) casi se han copiado el calendario.

Todos los socios cooperativistas tendrán que irse a casa desde mediados de diciembre hasta el 7 de enero. Por su parte, el fabricante de aceros especiales Sidenor, cuyo principal cliente es el automóvil, presentará un ERE de 72 días para 2.200 empleados (el 70% de su plantilla). Y Michelin no renovará a 400 eventuales.

Menos del 50%

La crisis se está cebando en el sector del automóvil, clave por su dimensión en España. Sidenor recibía pedidos, en un mes normal, por unas 100.000 toneladas. Ahora no llegan a las 30.000. El sindicato LSB-USO advierte que hasta clientes como ArcelorMittal anulan contratos