Comparecencia en el Congreso

Zapatero pide paciencia para ver el resultado de las medidas contra la crisis

El presidente del Gobierno ha pedido paciencia para las medidas 'anticrisis' adoptadas por el Gobierno, y ha defendido las últimas iniciativas del Ejecutivo que, a su parecer, suponen una "fuerte apuesta" por la inversión pública productiva y generadora de empleo y no de ladrillo". "Es equipamiento público y social y conviene que lo tengamos muy presente", indicó.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, acusó hoy al líder de la oposición, Mariano Rajoy, de centrarse en la "crítica y el reproche antiguo" y de utilizar los mismos argumentos que hace seis meses, al tiempo que acusó al líder del PP de asentarse en una "laguna permanente" y de no hacer "ni una sola propuesta".

Sobre las medidas financieras, recordó que acaban de entrar en funcionamiento y afirmó que restablecer la confianza, la liquidez y el crédito "no es cosa de un día". "La liquidez y el crédito se deben recuperar poco a poco, el Gobierno impulsará esta recuperación pero es una tarea progresiva en la que hay que recuperar la confianza", subrayó.

Acusó a Rajoy de no reconocer que la recesión es global y de intentar "engañar a los ciudadanos" echando la culpa al Gobierno de la inflación y la presión hipotecaria. "Después de lo que ha pasado, su argumento se ha quedado absolutamente carente de credibilidad ante los ojos de los ciudadanos", subrayó Zapatero.

Reconoció que la crisis financiera global afecta de una forma "singular" a la economía española, pero aseguró que los efectos eran "impredecibles" y defendió la actitud de su Gobierno al adoptar medidas a corto plazo para frenar el impacto del ajuste.

En cuanto al empleo, Zapatero explicó a Rajoy que el Gobierno es "el primer responsable de situación actual", igual que lo fue en la legislatura pasada, cuando se creaba empleo, y aseguró que su intención es ayudar a los desempleados y que el nivel de protección "sea el máximo posible".

"Me siento profundamente responsable de la situación de desempleo, el primero y el más directo", admitió, tras reconocer que la situación en 2009 será similar y confiar en terminar la legislatura con tasas más reducidas de paro.

Sobre el déficit, aseguró que el Gobierno es partidario del superávit en periodos de crecimiento para poder acumular cierto margen para los ciclos negativos. Explicó que su posición depende siempre de la situación económica y que es "razonable y sensata" porque ha permitido hacer todo lo que se está haciendo ahora. Así, consideró que si se supera el 3% de déficit, tendrá que ser en "la menor cantidad posible" y siempre adoptando reformas estructurales para recuperar el rigor fiscal en el menor tiempo posible.

"El Gobierno tiene un plan"

Repasó de nuevo los cuatro frente del plan global del Gobierno contra la crisis, y rechazó también las críticas del PP centradas en la inactividad del Gobierno. "El Gobierno tiene un plan. Se lo voy a remitir para que haga una evaluación sensata y sosegada", señaló a Rajoy, tras asegurar que gobernar es hacer frente a una situación "cambiante" y de tendencia negativa. "Lo que está lejos de gobernar es subir a no decir casi nada, no dar ninguna idea ni propuesta", criticó.

A su parecer, su cuarta comparecencia pone de manifiesto la conciencia y la voluntad del Gobierno de afrontar la crisis y de hacerlo de forma "colectiva", por lo que invitó a los grupos a colaborar con el Gobierno aportando ideas y propuestas para después llegar al acuerdo. "Me gustaría que la tónica (del acuerdo) se intensificara con las medidas más a largo plazo", señaló.

Además, rechazó también las críticas de la oposición en cuanto a la política social del Ejecutivo y acusó al PP de llevar a cabo una política "antisocial". "Política social es subir las pensiones un 30% y política antisocial es congelarlas. Política social es subir el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y política antisocial es congelarlo. Política social es hacer una ley de dependencia y política antisocial es olvidarse durante ocho años de los dependientes. Eso es política social y es política antisocial", denunció.

Rajoy: No insulte a la inteligencia de los españoles

En su segundo turno de intervención, Rajoy acusó a Zapatero de "insultar a la inteligencia de los españoles" por "presumir" de política social con medidas inútiles a su juicio.

"Veo mucho anuncio, mucha medida y hasta ahora ningún resultado", remachó Rajoy, quien advirtió al presidente que le juzgará "no por el desbarajuste" que ha provocado, sino por la eficacia de su política.