Crisis en el motor

Los grandes fabricantes alemanes reducen producción en las principales factorías

Los principales fabricantes alemanes de automóviles, Volkswagen, BMW y Porsche anunciaron ayer que han decidido reducir los volúmenes de producción en sus plantas alemanas por la caída de la demanda de vehículos como consecuencia de la crisis económica.

El anuncio más sonoro ha sido el realizado ayer por Volkswagen. El mayor fabricante de Europa informó de que suspenderá su producción durante tres semanas en su fábrica de Wolfsburgo entre el 18 de diciembre y el 11 de enero de 2009. æpermil;sta es la primera planta de la compañía, construida durante los años 30, y en la que se aloja su sede central. En Wolfsburgo trabajan algo menos de 44.000 de sus 175.000 empleados en Alemania.

Este paro es especialmente destacado por ser ésta la factoría encargada de ensamblar el Golf -además de su variante Plus, el minivan Touran y el recién estrenado todoterreno Tiguan-, el modelo más vendido de la compañía durante sus 34 años de vida y que está destinado a impulsar las ventas del grupo dado que acaba de salir al mercado. Por otro lado, un portavoz de Audi señaló que los pedidos de su compañía se mantienen estables y que los paros de producción 'tienen carácter preventivo'.

Porsche, el principal accionista de Volkswagen con más de un 40% del capital, paró por su parte la producción de su fábrica de Zuffenhausen -Stuttgart- durante el pasado 21 de noviembre y prevé detener la actividad productiva en esta instalación durante otros siete días hasta finales de enero.

Asimismo, la marca de lujo BMW detuvo la actividad productiva en la factoría de Leipzig durante una semana. Además, trabaja en la actualidad en esta instalación con un único turno de trabajo. La empresa bávara prevé recortar 400 empleos en estas instalaciones, que se suman a los 8.100 puestos de trabajo que espera eliminar en todo el mundo.

Los recortes, obviamente, no se limitan al principal país productor de vehículos en Europa -y cuarto del mundo-. La francesa PSA Peugeot Citroën, el segundo grupo productor de Europa, planea eliminar 3.550 empleos en Europa (2.700 puestos administrativos) a través de bajas voluntarias, según anunció la compañía el pasado jueves. La empresa ya ha eliminado 15.000 puestos en los últimos dos años. Su rival Renault, ya anunció en verano que iba a eliminar 6.000 empleos en distintas plantas.