Plan de rescate de la banca

El Gobierno británico quiere forzar a la banca a reanudar sus créditos

El Gobierno británico, que ha acudido en rescate de los bancos británicos, amenaza con tomar medidas legales si no reanudan inmediatamente la concesión de créditos, informa hoy el diario The Times.

Los bancos se exponen a una serie de restricciones legales si incumplen el nuevo código de prácticas sobre préstamos a sus clientes, señala el periódico. El Ejecutivo pretende también obligar a la banca a abrir sus cuentas para poder hacer un seguimiento de sus prácticas crediticias.

Con esas medidas, que incluyen la necesidad de informar de la retirada de las líneas de crédito o de cambios bruscos en los tipos de interés, se pretende aliviar la escasez de crédito, que amenaza la actividad de las empresas y el consumo.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Meryn King, afirmó este martes ante el Comité Selecto del Tesoro de la Cámara de Representantes que lo más importante para salir de la recesión es conseguir una vuelta a los niveles de crédito habituales. Si no se reanuda la concesión de créditos tanto a las empresas como a los particulares, la economía británica se hundirá en una "profunda recesión", advirtió King.

Por su parte, el ministro de Economía, Alistair Darling, está también preparando una batería de medidas para intentar reactivar los créditos al mundo empresarial, según informa el Financial Times. Darling quiere además clarificar las reglas sobre la adecuación del capital de los bancos para que los bancos recientemente capitalizados no se limiten a acumular reservas y se dediquen a prestar dinero.

Si con esos cambios no se consigue reabrir las líneas de crédito, Darling tiene todo un abanico de opciones, entre ellas, como medida de instancia, la nacionalización de todo el sector bancario, dice el periódico.

Algo de eso insinuó el martes el propio Mervyn King ante el comité de los Comunes cuando dijo : "Dado lo que hemos visto, sólo alguien muy valiente no descartaría nada. Aunque es muy improbable que sea la primera opción".

Por otro lado, el nuevo ministro de Empresas, Peter Mandelson, dijo que era "completamente inaceptable para el Gobierno y las empresas de este país que los bancos dejen de funcionar indefinidamente como bancos". "Estamos en conversaciones muy intensas con los bancos, créanme", dijo Mandelson.

Los bancos mientras tanto rechazan las acusaciones de que estén restringiendo los créditos a pesar del deterioro de la situación económica. Así, Lloyds TSB aseguró que sus préstamos a la pequeña y mediana empresa han aumentando un 18% con respecto a hace un año.