Sesión de Control en el Congreso

Zapatero dice que el Gobierno apoya a Repsol YPF pero no impedirá la entrada Lukoil

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró hoy que el Ejecutivo apoyará y defenderá a Repsol YPF y a sus accionistas de referencia, pero reiteró que no intervendrá para impedir la entrada en su accionariado de la petrolera rusa Lukoil.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró hoy que apoyará que las petroleras y sus accionistas de referencia sean españolas, pero "con autonomía e independencia" y siempre con respeto al libre mercado, por lo que descartó de nuevo la intervención pública.

Rodríguez Zapatero respondió así en el Congreso al líder de la oposición, Mariano Rajoy, que aseguró que el Gobierno tiene armas legales para intervenir en la operación y que si no lo hace acusará al presidente del Ejecutivo de ser el responsable de un "escándalo mayúsculo" y un "fraude de ley". Rajoy afirmó que Lukoil es una "compañía dudosa", controlada por el Gobierno de Vladimir Putin, que, aseguró, "usa sus armas energéticas como todos hemos visto que las usa".

"El criterio es muy claro, nuestra obligación es defender y apoyar a las empresas españolas", aseveró Rodríguez Zapatero, que aseguró que se mantendrá su postura pese a las "duras críticas" recibidas.

Zapatero y Rajoy protagonizaron esta mañana su primer debate público sobre la posible operación Repsol-Lukoil en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, una semana después de conocerse el interés de la rusa por realizar esta operación.

"Nuestra tarea es apoyar y defender la solidez de Repsol como hemos hecho desde el primer día, a pesar de las duras críticas de su formación", espetó Zapatero a Rajoy, reivindicando asimismo la "larga tradición de actividad económica" de Sacyr y la Caixa, que han mostrado su intención de desprenderse de su participación en la petrolera.

Zapatero insistió en que defender a Repsol implica también "en todos los países donde Repsol obtiene producción de petróleo", incluyendo Ecuador y Venezuela, momento en el que fue interrumpido por los abucheos de la bancada ''popular''.

Por su parte, Rajoy aseguró que el Gobierno "animó" la entrada de Sacyr en el capital de Repsol, a través de un crédito sindicado de 5.000 millones de euros en el que participó el Instituto de Crédito Oficial (ICO). "Ahora conocemos que se pretende vender ese 20% más un 9,9% (en manos de la Caixa a través de Criteria) a una empresa rusa que, como cualquier persona entiende, solo lo va a comprar si tiene el control total de la compañía", señaló, para quien esta operación supondría un "enorme fraude" en contra de los intereses "de cientos de miles de pequeños accionistas" de Repsol YPF.

Las medidas contra la crisis no afectarán a los Presupuestos de 2009

Por otro lado, el presidente del Gobierno afirmó que las medidas que previsiblemente presentará mañana y que apuntan a un incremento de la inversión pública "no afectarán" a la tramitación, contenido y desarrollo de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2009. En respuesta a una pregunta formulada por el diputado del PNV Josu Erkoreka en el Congreso, el jefe del Ejecutivo negó, por tanto, que este mayor gasto previsto, en el marco del plan anticrisis que hoy presentará la Comisión Europea, no se incluirá en el proyecto de Ley de Presupuestos que se debate estos días en el Senado.

"Estamos en el ejercicio presupuestario de 2008 hasta el 31 de diciembre y por tanto las medidas no tienen por qué afectar a los presupuestos de 2009, que el Gobierno mantienen como adecuados independientemente de las previsiones económicas", añadió. Dicho esto, Zapatero insistió que, en cualquier caso, "es necesario adoptar medidas fundamentalmente destinadas a un incremento de la inversión que tengan una repercusión sobre el deterioro del empleo" e insistió en que todas las medidas que adopte el Gobierno se podrán en conocimiento y se debatirán en el Parlamento.