Calificación

El Banco de España pide una profunda reforma de las agencias de 'rating'

El director general del Banco de España, José María Roldán, asegura que son necesarias reformas en las agencias de calificación o rating y en los principios contables. Pide a sus homólogos internacionales que fortalezcan los requisitos de capital para la banca.

El riesgo de crédito -la probabilidad de impago de un cliente al que se le ha concedido un crédito- 'sigue siendo el riesgo más importante de todos los que gestionan las entidades financieras'. Por ello, en un momento además de 'iliquidez' en los mercados, Roldán considera necesario reformar en profundidad las agencias de rating y de los principios contables.

Según destaca Roldán en la Revista de Estabilidad Financiera que edita el Banco de España, hay que suprimir 'el potencial conflicto de interés que surge cuando las agencias diseñan los productos financieros que luego califican'. A lo que se une, 'la potencial confusión informativa que se genera cuando se utiliza la misma nomenclatura de calificación para instrumentos con características de riesgo muy diversas'. En su artículo el director general de Regulación se pregunta '¿cómo puede ser que un instrumento con mayor rentabilidad tenga la misma calificación que otro con una rentabilidad menor?, ¿o cómo a igualdad de pérdida esperada, la mayor volatilidad no afecte la calificación?

Por ello considera necesario que las agencias, y sobre todos los supervisores, exijan a las primeras diseñar una nomenclatura distinta en función de la complejidad y riesgos del producto, y darles un tratamiento regulatorio en Basilea II.

El director financiero de BBVA cree que tras la crisis se reducirá el número de entidades

También defiende una reforma de los principios contables, sobre todo, en lo relativo al valor razonable. Reclama que los principios contables garanticen 'el correcto funcionamiento de la contabilidad a lo largo de todo el ciclo económico'.

El directivo aprovecha para pedir a los supervisores internacionales que fortalezcan los requisitos de capital y de información para las entidades financieras para atajar la crisis. A la banca le recomienda que reduzca su nivel de apalancamiento, y que se acostumbre a rentabilidades más acordes con la madurez del negocio.

En el mismo documento, Manuel González Cid, director financiero de BBVA, estima que al convertirse la liquidez en un recurso escaso, las instituciones volverán 'a desarrollar una estrategia de captación de depósitos'. El incremento de la competitividad, entre tanto, 'delimitará el acceso a la liquidez a los mejores créditos y obligará a soportar importantes costes'. El nuevo escenario, marcado por el consumo de capital generado por las pérdidas de la banca internacional, supondrá 'un entorno regulatorio más ajustado y un replanteamiento de la política de dividendos de determinadas entidades'. Cree, además, que el nuevo panorama financiero se caracterizará por un menor número de actores.

José Antonio Álvarez, director general financiero de Santander, asegura que la banca comercial se ha perfilado como el modelo más sólido porque permite sustentar los resultados en negocios recurrentes. Considera que la fuerte expansión internacional de la banca española permitirá al sector capear la caída del negocio en España.

Abierto el plazo para solicitar avales

Los bancos o cajas que quieran solicitar el aval del Tesoro para realizar sus nuevas emisiones pueden hacerlo desde ayer y hasta el próximo 3 de diciembre, tras publicarse en el Boletín Oficial del Estado la orden ministerial que contempla esta medida. Esta ayuda pone a disposición de las entidades 100.000 millones euros. Esta iniciativa se enmarca en los acuerdos adoptados por los países del Ecofin en octubre y que cada Gobierno debe desarrollar en su país. Para poder optar a los avales, las entidades deben cumplir una serie de requisitos, entre los que se encuentra estar en España y contar con una cuota mínima del crédito de 1 por 1000. Las entidades podrán realizar sus emisiones con cargo a los presupuestos de 2008 hasta el 1 de julio de 2009, por un mínimo de 10 millones de euros. Las entidades sabrán si han sido adjudicatarias antes del 31 de diciembre. El periodo para acogerse a emisiones avaladas con cargo a los Presupuestos de 2009 se establecerá por resolución de Tesoro. Sin embargo, fuentes del Tesoro explicaron que sólo permitirá a las entidades a acogerse a estos avales si la situación de los mercados lo exige, y la medida se tome en consenso con el PP.