Turismo

La crisis reduce la llegada de turistas pero eleva el gasto medio

La crisis mundial ha provocado que la llegada de turistas a España se haya recortado un 1,4%. Sin embargo, ese parón no ha afectado al gasto diario por turista, que ha subido un 2,8%, ya que los visitantes con menos recursos son los que primero han dejado de viajar.

Los efectos de la crisis mundial se han dejado sentir en la actividad turística en España. La brusca desaceleración en los tres principales mercados emisores de turistas hacia España (Reino Unido, Alemania y Francia) ha provocado que la llegada de visitantes haya caído un 1,4% en los diez primeros meses del año; es decir, una merma de 750.000 turistas respecto al mismo periodo de 2007. Pero esa caída no se ha dejado notar en el gasto medio diario, que ha crecido un 0,6% entre enero y septiembre, ni en el gasto efectuado por el total de visitantes, que ha subido un 2,1% en el mismo periodo.

¿Qué factores han provocado ese avance? En primer lugar, la crisis ha limitado la capacidad para viajar de aquellos turistas con menos recursos económicos procedentes de los tres grandes mercados emisores (Reino Unido, Alemania o Francia), de donde vienen uno de cada tres turistas que visita España.

La prueba más evidente se ha producido en el mercado francés: de ese país han llegado 600.000 personas menos en los diez primeros meses de este año, mientras que el gasto medio diario por turista procedente de ese mercado ha subido un 14% y se ha situado en 79,9 euros. La conclusión es clara: vienen menos turistas, pero los que vienen, gastan más. De hecho, el gasto total de los franceses en los nueve primeros meses del año se elevó hasta los 3.985 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 3,5% en tasa interanual.

EE UU y los Países Nórdicos son los que más crecen y más gastan

Una evolución similar se ha producido en el caso de Alemania, en el que la llegada de turistas se estancó con fuerza, al crecer apenas un 0,8% en tasa interanual, mientras que el gasto medio diario por turista experimentó un crecimiento del 1,6% hasta situarse en 89,5 euros por turista y día.

A la subida del gasto medio diario también han contribuido otros países como Bélgica y Suiza, octavo y noveno en la clasificación de mercados emisores de turistas a España. Las llegadas procedentes de esos países han caído (75.000 personas en el caso de Suiza y 70.000 en el de Bélgica), mientras que el gasto medio diario se ha elevado un 4,3% y un 3,2%, respectivamente.

Por lo tanto, las mayores caídas en las llegadas se han producido en los países que no se distinguen por ser especialmente generosos en el gasto. En EE UU o los Países Nórdicos, los dos países con mayor gasto medio diario por turista, la tendencia ha sido justamente la contraria. Las llegadas procedentes de EE UU, en el que cada turista realiza un gasto medio diario de 156,13 euros (casi 60 euros más que la media en España, que llega a los 93,2 euros), han crecido un 2,8% hasta octubre.

Ese movimiento también se ha producido en el caso de los Países Nórdicos, que ocupan el segundo lugar en la clasificación por gasto, con 113,7 euros por turista y día (veinte más que la media). Las entradas desde esos tres países han subido un 5,5%. Por lo tanto, los dos países que más gastan son los que más han crecido en tasa interanual y eso sin duda explica el avance del gasto medio diario por turista, pese al descenso en las llegadas.

Una tendencia que puede tener continuidad con la puesta en marcha en septiembre del programa Privilege Spain, promovido por la Secretaría de Estado de Turismo, a través de ocho ofertas específicas para atraer en temporada baja turistas de Reino Unido, Alemania o Francia cuyo gasto diario supere los 150 euros. Además, el Gobierno acaba de aprobar el pasado viernes su plan Renove de ayuda para rehabilitar infraestructuras turísticas (incluidos los restaurantes).

Los ingresos crecen al ritmo más bajo desde 2002

Los ingresos derivados de la actividad turística continúan creciendo pese al estancamiento en la llegada de visitantes. En los ocho primeros meses de 2008 se elevaron hasta los 28.949 millones de euros, según los datos del Banco de España, lo que supone un incremento del 2% en tasa interanual.

Pese a que siguen subiendo en una coyuntura difícil, los ingresos crecen al ritmo más bajo de los últimos seis años, lo que refleja los recortes que ha sufrido el presupuesto de los turistas que vienen a España.

Este mismo fenómeno se ha producido entre los españoles que viajan al extranjero, ya que los pagos por turismo (que muestran el gasto de los turistas nacionales en otros países) tan sólo crecieron un 0,5% entre enero y agosto. Se trata del incremento más bajo de la serie histórica, que se mide desde 1995, ya que en los últimos años había experimentado crecimientos muy fuertes, incluso superiores al 20%, en paralelo al fuerte impulso de la economía española.

La coincidencia de ambos factores (un aumento de los ingresos por turismo y un estancamiento de los pagos) ha provocado una mejora del saldo de la balanza turística, que mide la diferencia entre ingresos y gastos. En los ocho primeros meses, el saldo se ha situado en 19.569 millones de euros, lo que representa un avance de 530 millones de euros respecto al mismo periodo de 2007.

Excepto en el mes de febrero, en el que el saldo fue inferior en seis millones de euros al registrado en el mismo mes del año anterior, en los restantes siete meses ha crecido.