Crisis económica

Ficosa anuncia un expediente de regulación para 868 trabajadores

El fabricante de componentes para el automóvil Ficosa ha presentado hoy ante Trabajo cuatro expedientes de regulación de empleo (ERE) que afectan a un total de 868 trabajadores de los dos centros productivos de Rubí y de la fábrica y el centro tecnológico de Mollet del Vallès (Barcelona)

La medida, con la que la empresa quiere adaptar su producción a los paros que están llevando a cabo los principales fabricantes de vehículos en España, afectaría durante 45 días a 241 trabajadores de la planta de Fico Triad de Rubí, dedicada a la producción de cajas de cambio.

En Fico Transpar, la otra planta de Ficosa en Rubí, especializada en la fabricación de depósitos de líquidos, la multinacional quiere despedir durante 31 días a 118 empleados, según han indicado a Efe fuentes sindicales.

La compañía que dirige José Vicente de los Mozos pretende aplicar estos dos ERE temporales al margen del recorte de plantilla de 140 empleados que Ficosa ya ha anunciado en este municipio, como consecuencia de la integración de estas dos plantas en una nueva fábrica.

En Mollet del Vallès, Ficosa propone parar durante un mes la producción de la fábrica de espejos Fico Mirror, en la que trabajan 103 personas.

Tanto en los dos ERE de Rubí como en este de Mollet, el expediente se aplicaría entre diciembre y marzo de 2009.

En cuanto al centro tecnológico de Mollet, Ficosa plantea suspender durante trece días, desde mediados de diciembre hasta mediados de enero, el contrato de 406 empleados.

José Vicente de los Mozos ya anunció la pasada semana que Ficosa iba a presentar varios ERE temporales en sus plantes de Rubí y Mollet, aunque entonces descartó que esta medida fuera a afectar al centro tecnológico, situado en el polígono industrial Can Magarola.

En total, pues, la multinacional catalana ha presentado ante el Departamento de Trabajo cuatro ERE temporales que afectan a un total de 868 personas.

Este es uno de los mayores expedientes de suspensión presentados en los últimos meses en Cataluña por parte de empresas del sector del automóvil.

Magneti Marelli, filial del grupo automovilístico italiano Fiat, ha anunciado recientemente un ERE temporal para más de 800 trabajadores de las plantas barcelonesas de Barberà del Vallès, Santpedor y Llinars, mientras que la multinacional estadounidense Delphi Diesel Systems ha presentado un ERE de 23 días que afectará a otros 800 trabajadores de su fábrica de Sant Cugat del Vallès.

La mayor parte de estos expedientes son fruto de la situación que viven los fabricantes de automóviles, que han reducido drásticamente su producción debido a la caída de la demanda.

La situación más preocupante es la de Nissan, que ha anunciado su intención de despedir a 1.680 trabajadores de sus centros de Barcelona.