CincoSentidos

Quién es quién en los 'think tanks' españoles

Una guía recoge los 31 laboratorios de ideas más influyentes.

Quién es quién en los 'think tanks' espaoles
Quién es quién en los 'think tanks' espaoles

Los think tanks congregan cada vez a más personalidades en sus órganos de dirección. Pretenden ser un contrapeso de la sociedad civil al poder de los Estados, y para ello se nutren de políticos, empresarios e investigadores. Una guía editada por la Fundación Ciudadanía y Valores ha recopilado las 31 más influyentes de España.

El Real Instituto Elcano, que es uno de los que aparece también en listados internacionales, está presidido por Gustavo Suárez Pertierra, ex ministro de Defensa con el PSOE, y tiene como patrones a varios ministros, y a presidentes de las más grandes empresas españolas. El 25% de su financiación es pública. Analiza la política internacional, y es muy activo en informes y barómetros.

En esa línea trabaja Fundación para las Relaciones Internacionales y el Diálogo Exterior (Fride), que tiene carácter europeo, aunque con sede en Madrid, y está presidida por Diego Hidalgo, que ha ocupado altos cargos en el Banco Mundial y varias editoriales, y senior fellow de The Gorbachev Foundation of North America. Su objetivo es reforzar el papel de Europa en la escena internacional. Además, edita la versión española de la revista Foreign Policy. Su financiación es sólo privada, al igual que la de GEES (Grupo de Estudios Estratégicos).

El gran público conoce las organizaciones más directamente vinculadas con la política nacional, como FAES y la Fundación Pablo Iglesias, del PSOE, que será absorbida por la nueva Ideas para el Progreso, que no aparece en la guía por constituirse después del cierre de la edición. La Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) está presidida por José María Aznar, ex presidente del Gobierno, y su dirección está poblada de políticos del PP. Recibe fondos tanto del Estado como de empresas y particulares. La Pablo Iglesias está vinculada directamente al PSOE, y presidida por Alfonso Guerra (también máximo cargo de la Fundación Sistema). El Centre d'Estudis Jordi Pujol es más personalista que de partido.

'La mayoría de los think tanks conocidos giran en torno a los partidos. Esta guía muestra que todavía hay gente suelta de manos, y nos plantea que debemos esforzarnos en tener eco en los medios', afirmó en la presentación Andrés Ollero, presidente de la Fundación Ciudadanía y Valores, centrada en los Derechos Humanos, y de carácter privado. 'Yo recibo correos de muchos think tanks, pero luego no salen en los medios'.

Entre las entidades independientes del Estado, en el ámbito económico sobresale el Círculo de Empresarios, que no es un lobby 'en la medida que no busca un beneficio propio exclusivamente, sino para la sociedad', explicó en la presentación la autora de la guía, Marta Tello, directora de Comunicación de la fundación que edita el libro. El presidente del Círculo es Claudio Boada, de Ticsa. También Funcas, la Fundación de Cajas de Ahorro, tiene repercusión en los medios. El Instituto de Estudios Económicos es privado y su director general es Juan Iranzo. El resto de think tanks listadas se dedican a otros aspectos. Es el caso de Cotec, presidido por José Ángel Sánchez Asiaín, presidente de honor de la Fundación BBVA, y que pretende fomentar la tecnología y la innovación. También están apareciendo varios relacionados con el medio ambiente, como la Fundación Ecología y Desarrollo.

Muy públicas y poco transparentes

Para definir lo que es un think tank la autora ha tenido que remitirse al mundo anglosajón, donde llevan un siglo de existencia. Aquí empezó a usarse el término en los años cincuenta. La traducción más aceptada es la de 'laboratorio de ideas'.

Todavía es una novedad que alguien pase de un think tank a la política. Es el caso de José María Contreras, autor de un estudio de la Fundación Alternativas, dirigida por el ex ministro socialista Juan Manuel Eguiagaray, que defendía la laicidad, y que este año fue nombrado director de Asuntos Religiosos. En Estados Unidos es más habitual. 'La Brookings Institution nutrió a la administración Clinton e influye mucho a Obama', señala Marta Tello, autora de la guía de think tanks. El libro no incluye los presupuestos de estas entidades. 'Hay falta de transparencia', reconoce José María Román, director general de la Fundación Ciudadanía o Valores. Un think tank de nivel medio está 'en torno a los 200.000 o 300.000 euros', señala. Los que más dinero mueven, como el Real Instituto Elcano, están en torno a los cuatro millones. Hay mucha desigualdad entre las organizaciones de financiación pública y las privadas, explica Román. 'No hay tradición de inversión en las empresas en España. Incluso nosotros hemos recurrido a subvenciones', reconoce. Los investigadores tampoco están muy bien pagados, lamenta Andrés Ollero, presidente de la Fundación.