Mercados

El pánico a la recesión deja las Bolsas sin defensa alguna

El profit warning de Basf, los malos datos económicos de EE UU y la imparable caída de la banca dejaron ayer al Ibex, que cedió el 3,74%, y al resto de los índices muy cerca de los mínimos. La recesión domina el mercado, y el cierre muy negativo de Wall Street, con pérdidas del 6,1% en el S&P, hacen temer hoy lo peor.

Desolación ante la situación económica. Ese es el permanente estado de ánimo del mercado, que se reflejó ayer una vez más en fuertes descensos para la Bolsa europea y estadounidense. La jornada fue un nuevo capítulo dentro del cúmulo de desastres que encaja cada día el mercado, hasta el punto de dejar a los principales índices europeos a las puertas de los mínimos anuales. Basf, la mayor compañía química del mundo, anunció una rebaja en su producción y un recorte en su previsión de resultados para este año, lo que le costó un 13,6% de su valor en Bolsa y, de paso, una caída del 4,9% para el Dax alemán. El Ibex perdió el 3,74%, con un escaso volumen de negocio de 3.534,4 millones de euros, mientras que el Euro Stoxx 50 cayó el 3,9%, el FTSE, el 4,8% y el Cac, el 4%.

La banca vivió otra jornada aciaga, con recortes del 13,2% para Fortis, del 13,3% para Barclays y del 11,2% para BNP Paribas. Santander perdió el 9,98% y fue el principal lastre para el Ibex, que también acusó los descensos de Banesto (-6,56%) y BBVA (-5,45%). El índice sectorial de la banca europea retrocedió ayer el 7,43% y suma una caída del 14,4% en tres días, ante la inquietud por las necesidades de capitalización.

En Estados Unidos, el índice bancario cotiza en mínimos históricos, una adversidad que se suma a la mala salud de la industria del automóvil, pendiente de unas ayudas públicas que no terminan de llegar. General Motors, todo un símbolo de la quiebra, cotiza al nivel de hace 66 años. El índice S&P perdió el 6,12%, mientras que el Dow Jones se dejó el 5,07% y el Nasdaq, el 6,12%.

Junto a las malas noticias empresariales, la macroeconomía también hizo su aportación negativa. El IPC de EE UU descendió en octubre el 1%, su mayor caída desde 1947, en gran medida por el abaratamiento del petróleo.

El dato, más allá del precio de los carburantes, pone de manifiesto la debilidad del consumo en la mayor economía del mundo, que fue detonante para la última bajada de tipos. De hecho, la Fed reconoce, según las minutas de su última reunión que se conocieron ayer, que incluso después de ese recorte, 'los riesgos sobre el crecimiento económico se mantendrían'

Además, el mercado inmobiliario estadounidense sigue sin levantar cabeza. La construcción de casas nuevas en EE UU descendió en octubre el 4,5%, a su nivel más bajo desde la Segunda Guerra Mundial. El sector inmobiliario de EE UU atraviesa su peor momento desde 1992 y no tocará fondo hasta el próximo año. Aun así, no todo son malas noticias en EE UU. La encuesta entre gestores de Merrill Lynch revela que es allí donde se esperan los mejores resultados para los próximos doce meses.

El interés por Wall Street gana peso en las carteras, en perjuicio de la zona euro

La encuesta mensual entre los gestores de fondos de inversión que realiza Merrill Lynch pone de manifiesto que, pese al mal pronóstico de la renta variable en términos generales, Estados Unidos es el mercado que despierta mayores expectativas en el horizonte de los próximos doce meses. Los gestores sobreponderan la liquidez y los bonos en sus carteras, en perjuicio de la renta variable pero, puestos a elegir un mercado bursátil, las preferencias se inclinan hacia Wall Street. Según el sondeo del mes de noviembre, realizado entre los días 7 y 13 del mes, el 55% de los gestores de fondos de inversión sobrepondera la Bolsa estadounidense, frente a un 44% del mes anterior. En cambio, apenas el 16% sobrepondera la renta variable de la zona euro y un 10% apuesta en mayor medida por la Bolsa británica.

China, el mercado emergente predilecto entre los gestores de fondos

El deterioro de la economía mundial que lastra a la Bolsa también afecta a China, aunque su mercado de valores se salva de la quema. La percepción de los gestores sobre la Bolsa del gigante asiático ha cambiado de forma radical en los últimos tres meses. Si con anterioridad al estallido de la crisis, la mayoría de las opiniones respecto a China eran negativas, la situación se ha dado la vuelta.

El 85% de los gestores especializados en Asia esperan un debilitamiento de la economía china en los próximos doce meses pero, en paralelo, el 67% de los encuestados a nivel regional sobrepondera este mercado.

'China es vista como el único país de Asia que se beneficia de los estímulos políticos a su economía y del descenso en los precios del petróleo', explican desde Merrill Lynch.