Auditoría

La CE busca cómo aumentar el número de grandes auditoras

El papel de las autoridades públicas no es el de crear nuevos jugadores, reconoce la Comisión Europea en el documento que sirve de apoyo a la consulta pública que lanzó ayer con el objetivo de estudiar las fórmulas necesarias para incentivar la creación de un mercado de auditoría más competitivo en el que a las cuatro grandes firmas (PwC, KPMG, Deloitte y Ernst & Young) se unan algunas más de las medianas, conocidas como mid-tier.

El comisario de mercado interior de la CE, Charlie McCreevy, explicó que se necesitan 'más jugadores para hacer frente a la demanda de las compañías internacionales. Esto es especialmente importante a la luz de la actual crisis financiera, que podría incluso contribuir a ensanchar el espacio existente entre las cuatro grandes y las mid-tier'.

Entre las medidas sobre las que la CE pide que se reflexione se encuentra la de la posibilidad de que se eliminen las restricciones que actualmente existen para la entrada de socios capitalistas no auditores en la estructura de las firmas. Sin embargo, la propia Comisión pone de manifiesto que esta propuesta ya se ha manejado en algunas ocasiones y se ha encontrado con la oposición frontal de la profesión, que dice temer que la inversión de socios capitalistas pueda poner en riesgo la independencia de los auditores.

La CE argumenta que el riesgo reputacional que conllevaría la pérdida de la independencia será un elemento determinante para que las propias firmas trabajen para mantenerla.

En la actualidad, una directiva europea de 2006 exige que los auditores cuenten con una mayoría de derechos de voto y que estos profesionales controlen el consejo de administración. La consulta pública, que se mantendrá abierta hasta el 28 de febrero, sugiere algunas posibilidades como la de que auditores, abogados y asesores fiscales puedan invertir su capital en una única firma.

La CE dice estar convencida de que es necesaria la presencia de un mayor número de grandes auditoras para lograr un mercado sostenible y aporta algunos datos para explicar la importante distancia existente entre las big four y el resto. Durante el pasado año los ingresos de éstas oscilaron entre los 15.000 millones y los 20.000 millones de euros anuales. Las seis firmas medianas que se sitúan detrás de las grandes facturaron entre 2.000 millones y 3.700 millones de euros.

La Comisión Europea ha identificado otra serie de factores que favorecen la existencia de sólo cuatro grandes firmas de auditoría, como la percepción por parte de los clientes de que éstas operan de manera internacional e integrada o la confianza en que el formar parte de una red global les permitirá disponer de un mayor grado de experiencia y calidad.