Política exterior

Moratinos viaja mañana a EEUU para conocer al equipo de Obama y despedirse de Rice

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, viajará mañana a Washington para mantener los primeros contactos con delegados del futuro equipo del nuevo presidente estadounidense, Barack Obama, y para despedirse de la todavía secretaria de Estado, Condoleezza Rice.

Moratinos tiene previsto mantener estas reuniones el próximo jueves, cinco días después de la celebración en Washington de la cumbre financiera del G-20 ampliado, a la que asistieron el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes.

La cita con los asesores demócratas Madeleine Albright, ex secretaria de Estado con Bill Clinton, y James Leach supondrá el primer encuentro directo del Ejecutivo con representantes de la futura Administración de la Casa Blanca, según informa el Ministerio de Asuntos Exteriores en un comunicado.

Zapatero conversó telefónicamente con el propio Obama tres días después de ganar las elecciones y ayer, lunes, lo hizo con el que será su vicepresidente, Joseph Biden. Albright y Leach son los interlocutores encargados de mantener contactos con líderes extranjeros durante la etapa de transición, tarea que comenzaron a desempeñar durante la cumbre del G-20.

La reunión con Rice, por su parte, representa una despedida de la Administración del todavía presidente George Bush, que dará el testigo a Obama el próximo 20 de enero. También tiene un componente personal por la buena relación que Moratinos y Rice han mantenido en los últimos cuatro años.

La actividad del ministro de Exteriores comenzará mañana, miércoles, con la participación en una conferencia organizada por el Instituto Europeo de Estudios de Seguridad.

A continuación, firmará el plan operativo de cooperación entre España y la Organización de los Estados Americanos (OEA), que estará representada por su secretario general, José Miguel Insulza. El plan consta de dieciocho proyectos financiados total o parcialmente por España por un valor de cuatro millones de euros.

Dichos programas se centran principalmente en áreas de protección de derechos humanos, protección de menores y mujeres, fortalecimiento de la democracia y fomento de la igualdad de género, entre otros asuntos.