Respuesta

Los inversores castigan la acción de Citigroup y la gestión de Pandit

A punto de cumplirse un año del nombramiento de Vikram S. Pandit como consejero delegado de Citigroup -fue nombrado en diciembre de 2007- , la cuarta entidad financiera más importante de Estados Unidos celebra este aniversario con grandes incertidumbres.

El pasado viernes, fuentes próximas al banco aseguraron a Wall Street Journal que la entidad tendría que hacer frente a un nuevo recorte de personal que ascendería a 10.000 personas y dejaría la cifra de despedidos para el año 2008 en unas 23.000 personas.

Los inversores, lejos de reconocer el esfuerzo de la compañía por aminorar los gastos fijos, castigaron a Citigroup con una caída en Bolsa por debajo de los 10 dólares, poniendo en duda las habilidades de este gestor. Los títulos del banco acabaron la sesión cerrando el viernes a 9,52 dólares.

Pandit, de 51 años, quiso en ese momento calmar los ánimos lanzando un mensaje tranquilizador al mercado en el que aseguraba que los ingresos de la entidad financiera eran 'fuertes y estables' y la firma contaba con un capital 'abundante'. Al mismo anunció una reunión en Nueva York para hoy, a primera hora de la mañana, con el objeto de evitar mayores descensos en Bolsa.

El consejero delegado pretende discutir 'los logros de los últimos 11 meses' conseguidos por el banco, pero también explicar por qué a pesar de los grandes cambios que ha conllevado esta crisis, 'sigue siendo optimista respecto al futuro'.

Eso no le impedirá pasar de una plantilla actual de 352.000 trabajadores a 290.000, que parece ser su objetivo.

Pero no será lo único. Muchos inversores y analistas aseguran que muchos de los créditos concedidos no cuentan con una gran calidad lo que aumentaría los riesgos del banco.

Los rumores sobre la salida de Bichoff

Otro de los asuntos que se tratarán en la reunión de hoy lunes será el apoyo al presidente, Win Bischoff, después de que la semana pasada se publicara en Wall Street Journal que la entidad estaría a punto de echarle y buscarle un sustituto.

La entidad se apresuró el pasado viernes a desmentir los rumores calificándolos de 'irresponsables y de completamente inexactos'. El comunicado interno, enviado a los empleados, añadía que con este desmentido se pretendía hacer comprender a la plantilla la apreciación a su gestión por parte de la dirección.