Empresas del continuo con buenas perspectivas

Duro Felguera y Prosegur, dos 'joyas' con resultados sólidos.

En un grupo tan heterogéneo como es el mercado continuo, el grado de cumplimiento con los criterios que se fijan habitualmente para medir la solidez empresarial es muy dispar. Y Prosegur y Duro Felguera son las compañías que cumplen con los cuatro parámetros fijados, entre los que están la continuidad en el crecimiento de beneficios o un PER atractivo. Además, por encima de la media por rentabilidad por dividendo para 2009 están también Vidrala, Uralita y Cementos Portland.

Prosegur y Duro Felguera no son, sin embargo, al igual que ocurre con el Ibex las que cuentan con un mejor comportamiento en Bolsa: la primera baja un 7,7% y la segunda, un 50%. No consiguen, la proeza lograda por Funespaña, Campofrío y Viscofan, que logran avanzar en lo que va de año.

Duro consigue aplausos unánimes entre los pocos analistas que la cubren con cuatro recomendaciones de compra. Javier Esteban, de Ibersecurities, explica en su último informe sobre la compañía que no espera dificultades para que cumpla sus estimaciones en 2008 y destaca, además, que su cartera de pedidos se 'mantiene en niveles récord de los últimos dos años, con 1.192 millones de euros a cierre de septiembre'. Según explica el experto, 'la empresa dice que no se ha visto afectada por la crisis actual, ya que la demanda de equipamientos industriales y energéticos se mantiene sólida a nivel mundial'. Por si fuera poco, lejos de tener deuda, cuenta con una caja neta de 180 millones.

Prosegur, según Ahorro Corporación, representa el 'crecimiento lento pero seguro'. Así, señala en un informe que valora 'muy positivamente la recurrencia de su generación de caja y su solidez financiera'. Un catalizador para su cotización sería que en 2009 realizara alguna adquisición en América Latina, una posibilidad no descartable, según los expertos de Ahorro. En cualquier caso, está claro que despierta grandes simpatías, pues más del 80% de los expertos que la siguen aconsejan comprar, según Bloomberg.

Ramón Carrasco señala que las pequeñas compañías más afectadas en sus cuentas son las más ligadas al consumo discrecional como Dermoestética o Clínica Baviera. 'Pero se trata de historias particulares que no se pueden extrapolar', concluye. Si algunas empresas son prácticamente un mundo aparte, las que sí se están comportando en una dirección muy similar son las inmobiliarias. Casi todas siguen presentando pérdidas y cosechan caídas en Bolsa superiores al 70% en 2008. En una dimensión diferente, pero también impactadas por la recesión están las compañías hoteleras y la vitivinícolas.