Quibra de Lehman Brothers

Banif cambiará a sus clientes los bonos de Lehman Brothers por otros de Abbey

Banif ha comenzado a ponerse en contacto con los clientes que invirtieron en el 'Seguro Banif Estructurado', emitido por la aseguradora Axa Aurora Vida, que tenía como subyacente un bono emitido y garantizado por Lehman Brothers, para ofrecerles una solución tras la quiebra del banco de inversión, informó hoy la entidad.

La filial especializada en banca privada del grupo Santander ha diseñado una solución que, en la práctica, supone para sus clientes sustituir el riesgo emisor Lehman Brothers por riesgo emisor de filiales 100% del Grupo Santander ( Abbey Nacional y Abbey Nacional Treasury Services), ajustando los posibles cupones que pudiera devengar el bono al 7%, frente al 9% inicial, dado el cambio de entorno de tipos de interés y manteniendo el riesgo derivado del índice de referencia del bono inicial.

El bono en el que estaban materializadas las inversiones del Seguro Banif Estructurado estaba referenciado a la evolución del índice bursátil DJ Eurostoxx 50, con una duración hasta noviembre del año 2014.

Con esta solución, tras la quiebra de Lehman, el cliente continúa con su inversión, con las mismas condiciones de rescate o prestaciones en caso de fallecimiento y condiciones económicas muy similares, pero sin asumir pérdida alguna derivada de la quiebra de Lehman Brothers.

SANTANDER 4,39 1,26%

Los clientes que deseen adherirse a la solución presentada por Banif podrán hacerlo desde hoy hasta el próximo 19 de diciembre, ya que la sustitución del bono original de Lehman Brothers por el nuevo se producirá el próximo 23 de diciembre.

El banco destacó que tiene como objetivo mantener con sus clientes "una relación de confianza mutua y a largo plazo", así como una estrecha vigilancia de los niveles de riesgo de las carteras, con estricto cumplimiento de las normativas externas e internas relativas a aspectos legales y operativos.

Asimismo, subrayó que la quiebra de Lehman ha supuesto un episodio "totalmente extraordinario", ante el que el banco ha decidido ofrecer sus clientes una solución de carácter estrictamente comercial, sin que ello suponga "ningún reconocimiento de comercialización defectuosa".