Coyuntura económica

La OCDE pide nuevas bajadas de tipos en la UE y más medidas de estímulo fiscal

El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Angel Gurría, dijo hoy que hay margen para nuevas bajadas de tipos de interés en la Unión Europea y pidió a los Estados miembros más medidas de estímulo fiscal para combatir la recesión.

La OCDE publicará este jueves unas previsiones económicas actualizadas por regiones -Japón, Estados Unidos, eurozona y países de la OCDE- que confirmarán que "tendremos un crecimiento estancado o negativo en casi todas las grandes economías del mundo en 2009", anunció Gurría. "Y existe una incertidumbre considerable sobre los plazos y la fuerza de la posible recuperación", alertó.

"Pero lo que es más preocupante es que el contagio del sector financiero a la economía real se está convirtiendo en un aumento del paro", señaló durante un desayuno de trabajo organizado por el think tank 'European Policy Center'.

Para aliviar los efectos de esta desaceleración global, el secretario general de la OCDE abogó en primer lugar por nuevas bajadas de los tipos de interés. "La inflación está retrocediendo rápidamente gracias a la caída de los precios de las materias primas. Con las expectativas de inflación bien ancladas y con una importante desaceleración económica, todavía hay margen para más reducciones en los tipos de interés", explicó. Este margen, agregó, es mayor en la UE (3,25%) que en Estados Unidos (1%).

Al margen de la política monetaria, Gurría insistió en que es necesario adoptar más medidas de estímulo fiscal para reactivar la economía. No obstante, dijo que hay importantes diferencias entre los países tanto en la necesidad de estímulo fiscal como en el margen presupuestario que tienen para llevarlo a cabo. "Cuando se parte de un presupuesto equilibrado como Alemania o de un superávit como Canadá o España, se puede gastar más y entrar en déficit", resaltó.

Las medidas de estímulo fiscal, prosiguió el representante de la OCDE, son especialmente importantes en Estados Unidos y Japón, pese a que estos países no parten de una buena situación presupuestaria, porque allí los tipos ya están bajos y los estabilizadores automáticos -por ejemplo, el aumento del gasto público para subsidios de desempleo -no juegan un papel tan importante como en la UE.

En este sentido, Gurría recordó que EE UU ya aprobó en verano un plan de estímulo fiscal por valor del 1% del PIB y está estudiando nuevas medidas por un importe similar. Por su parte, el plan de recuperación de Japón asciende al 4% del PIB, mientras que las medidas anunciadas por China se sitúan en el 7% del PIB.

Para prevenir futuras crisis, el secretario general de la OCDE afirmó que es necesario reforzar la transparencia y los mecanismos de supervisión de las entidades financieras. "Dos opciones buenas son el establecimiento de un supervisor financiero único en la UE o desarrollar un sistema europeo de supervisores que incluya una agencia central trabajando con los supervisores nacionales", explicó.

"Un sistema europeo sería más fácil de integrar en el marco legal vigente. Pero si se revela imposible equilibrar los intereses de todos los países con este sistema, no debería descartarse un supervisor único", concluyó Gurría.