Política monetaria

Trichet deja abierta la puerta a un nuevo recorte de los tipos

El presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, ha admitido que continúan los riesgos a la baja sobre la actividad económica de la eurozona, aunque ha constatado la mejoría de las expectativas de inflación. Además, ha asegurado que el Consejo había barajado un recorte de 75 puntos básicos. La institución monetaria europea recortó hoy los tipos de interés en 50 puntos básicos, su nivel más bajo desde octubre de 2006, el 3,25%.

El presidente del BCE, Jean Claude Trichet
El presidente del BCE, Jean Claude Trichet

Tal y como esperaba el mercado, el Consejo del Banco Central Europeo ha decidido bajar 50 puntos básicos los tipos de interés en la zona euro, aunque su presidente, Jean Claude Trichet ha asegurado que "no descarto que podamos bajar las tasas nuevamente".

En rueda de prensa, Jean Claude Trichet ha comentado que la crisis financiera global puede conducir a una depresión económica de todos los países de la zona euro y agregó que "el panorama para la estabilidad de precios ha mejorado aún más. Las tasas de inflación seguirían cayendo en los próximos meses, alcanzando un nivel en línea con la estabilidad de precios durante el transcurso del 2009".

El banquero francés compareció en rueda de prensa después de que el Consejo de Gobierno del BCE decidiera "por unanimidad" reducir los tipos de interés en medio punto, hasta el 3,25%. Aunque señaló que "hemos discutido varias opciones. La opción de rebajar los tipos en 50 puntos básicos y la opción de rebajar los tipos en 75 puntos básicos. Teniendo en cuenta todos los factores y tras debatir los pros y los contras de las diferentes opciones, hemos decidido de forma unánime que era apropiado un recorte de 50 puntos básicos". El presidente del BCE, Jean Claude Trichet, ya anunció el pasado 27 de octubre esta rebaja debido a que las expectativas de inflación y los riesgos del alza de los precios.

En cuanto a la política monetaria de los próximos meses, Trichet afirmó que "con respecto al futuro, sólo puedo decir que nunca nos comprometemos de antemano. Siempre hacemos lo que es apropiado para contar a los ciudadanos que garanticeremos la estabilidad de precios en el medio plazo, de acuerdo con nuestro cometido".

Papel de la banca

Por otra parte, el presidente del BCE adelantó que la encuesta sobre préstamos bancarios en la zona euro, que será publicada mañana, muestra un mayor endurecimiento de las condiciones de crédito, "especialmente en los préstamos a empresas".

Asimismo, el banquero francés señaló que la encuesta muestra también un endurecimiento de los préstamos a los hogares y los créditos al consumo, aunque precisó que estas restricciones son mucho menos acusadas que en el caso de los préstamos a empresas.

Además, ha afirmado que "la incertidumbre en los mercados financieros es enormemente elevada", dijo Trichet, quien admitió que los últimos datos confirman que "toda la economía siente los efectos del contagio desde el sector financiero". Por ello, ha comentado que "esperamos que el sector bancario haga su contribución para restablecer la confianza" en los mercados financieros.

El BCE ya efectuó un recorte de medio punto porcentual de los tipos el pasado 8 de octubre en una acción conjunta con los bancos centrales de Reino Unido, Suecia, Suiza, EE UU y Canadá. Con esta decisión coordinada histórica se pretendía devolver la confianza a los mercados financieros, pero el efecto no fue tan positivo como se esperaba.

Ahora, en este contexto de ralentización económica y menor demanda, en el que las presiones inflacionistas han disminuido, la bajada de tipos del BCE podría aliviar la escasez crediticia en el mercado europeo. La tasa de inflación interanual de la zona del euro disminuyó en octubre cuatro décimas, hasta el 3,2%, la tasa más baja desde el mes de enero, según el cálculo preliminar de Eurostat, la oficina de estadística europea.

Asimismo, el Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra (MPC, en inglés) ha rebajado hoy los tipos de interés del Reino Unido 1,5 puntos porcentuales, hasta el 3%, para hacer frente a la ralentización de la economía británica.