Resultados

BMW baja el beneficio neto un 39,7% hasta septiembre por la crisis financiera

El fabricante alemán de vehículos de lujo BMW redujo su beneficio neto en los nueve primeros meses del año un 39,7%, hasta 1.292 millones de euros (1.628 millones de dólares), por la intensificación de la crisis financiera.

Según informó hoy el productor germano, la facturación se mantuvo entre enero y septiembre en 40.425 millones de euros (50.935 millones de dólares), el mismo nivel que el pasado ejercicio. BMW explicó que "los efectos de la intensificación de la crisis financiera internacional, así como la debilidad coyuntural mundial lastraron notablemente a la industria automovilística en el tercer trimestre".

Sólo en el tercer trimestre, BMW bajó su beneficio neto en un 62,9%, hasta 298 millones de euros (375 millones de dólares), frente a las cifras de 2007. La facturación cayó entre julio y septiembre un 8,6%, hasta 12.588 millones de euros (15.861 millones de dólares).

La caída de la ganancia y del volumen de negocios de BMW en el tercer trimestre se debió a la moderación de las compras en mercados importantes, la debilidad de los mercados de vehículos tasados, así como el aumento de los costes de refinanciación. Por ello, BMW también ha elevado sus provisiones para riesgos y créditos morosos en el tercer trimestre hasta 342 millones de euros (431 millones de dólares).

BMW, que a comienzos de agosto comunicó que sus previsiones de beneficio para el conjunto del año no eran válidas, dijo que no puede presentar pronósticos para 2008 por la crisis financiera. Estos resultados y la falta de previsiones arrastraron a la baja sus acciones, que en la apertura de la negociación de la Bolsa de Fráncfort caían un 6%, hasta 19,32 euros.

El presidente de BMW, Norbert Reithofer, consideró que "la crisis financiera no se ha superado, sobre todo los efectos en la economía real en 2009." "La industria automovilística se enfrenta a grandes retos, que al mismo tiempo significan una oportunidad", dijo Reithofer. El grupo BMW subió en los nueve primeros meses del ejercicio las entregas un 1,7%, hasta 1,1 millones de vehículos, frente al año anterior.

Las ventas de la marca BMW se mantuvieron, las de MINI mejoraron un 12,1% y las de Rolls-Royce subieron un 42,8% hasta septiembre.