Eduardo Herrera

'A partir de ahora ya podemos pensar en ganar cuota de mercado'

En sólo cuatro años Chronoexprés ha pasado de ser una molesta piedra en el zapato del Grupo Correos a una firme opción de futuro. El director general de la filial, Eduardo Herrera, ha sido quien ha pilotado esta travesía.

¿Ha costado mucho quitarse de encima los números rojos?

En 2004 pusimos en marcha un plan de saneamiento tras acumular ese año un déficit de 69 millones. Definimos con más precisión el segmento de mercado en el que queríamos movernos y desde entonces hemos conseguido razonables incrementos de facturación, manteniendo nuestra estructura de costes y esa dinámica es la que nos ha permitido equilibrar el balance.

¿Aguantará la compañía en beneficios con la actual crisis económica?

Nuestro planeamiento no ha sido cortoplacista, sino que busca consolidar un beneficio a largo plazo. Hemos decidido crecer moderadamente, pero de forma sólida, y creemos que vamos a seguir ampliando nuestra cartera de clientes en los próximos años.

Pero ¿algo afectará el mal momento económico?

Por supuesto. Hemos notado un desplazamiento desde nuestros productos premium -que garantizan la entrega a primera hora de la mañana y son más costosos- hacia otros más estándar, por decirlo así. No obstante, prevemos que la cifra de negocio continúe creciendo. Este año vamos a facturar 147 millones, frente a los 138 de 2007, y el año que viene seguiremos creciendo. Hemos saneado nuestro balance y ahora podemos pensar en ganar mercado.

¿Cuáles son los planes de futuro de la firma?

En los próximos tres años el objetivo es mantenernos en beneficios, ganar cuota de mercado y consolidar nuestra línea de negocio, basada en los servicios a empresas de paquetes pequeños y monopaquetes. Nuestro reto es la calidad, garantizar a nuestros clientes que no habrá pérdidas ni retrasos.

¿Y en la relación con Correos?

El Grupo Correos ha apostado por la paquetería y se va a ver en los próximos años. Lo que podemos decir es que ya no es necesario que nos mantenga la matriz.