Coyuntura

La economía española retrocede por primera vez en quince años

El producto interior bruto descendió un 0,2% en el tercer trimestre del año respecto al segundo, según estima el Banco de España. De confirmarse esa cifra sería la primera vez desde 1993 en que el PIB sufriera un retroceso. En términos interanuales, el crecimiento se habría reducido a sólo el 0,9%.

España se acerca paso a paso a la recesión que en términos técnicos se alcanza con dos trimestres con crecimiento negativo. De momento, el Banco de España reconoció el viernes en su informe mensual lo que lleva siendo un secreto a voces entre los servicios de estudios: la economía retrocedió en el tercer trimestre, por primera vez en 15 años, habida cuenta del aumento del desempleo (800.000 personas más en doce meses) y del parón del consumo. El organismo que gobierna Miguel Ángel Fernández Ordóñez fija ese retroceso del PIB en el 0,2% sobre el segundo trimestre.

Las razones, para el organismo estriban en una gran debilidad que se extiende por todas las ramas de actividad, no sólo en la construcción. 'Los indicadores referidos del tercer trimestre muestran una intensificación del ajuste en un entorno en el que el profundo deterioro que están experimentando los mercados financieros internacionales desde mediados de septiembre ha agravado la situación de incertidumbre y ha endurecido aún más las condiciones de financiación', destaca.

La demanda nacional, según el Banco de España, habría avanzado de julio a septiembre sólo un 0,3% en términos interanuales, con la contribución negativa de todos los componentes de la misma, sobre todo la inversión residencial y el consumo de los hogares. Frente a ello, la aportación de la demanda exterior al PIB aumentó más, hasta situarse en 0,6 puntos, como consecuencia de la desaceleración de las importaciones y el mantenimiento de las exportaciones.

La crisis financiera ha agravado el deterioro económico

Por el lado de la oferta, el Banco destaca que ha proseguido la 'intensa corrección' de la construcción y del valor añadido de las manufacturas, a la que se ha iniciado un proceso de destrucción de empleo en todas las ramas productivas, con excepción de los servicios.

Si se confirma la caída del PIB en términos intertrimestrales que aventura el Banco de España (el dato oficial lo hará público el INE el 14 de noviembre), la economía habría experimentado hasta septiembre una fuerte desaceleración, del 1,8% a sólo el 0,9% en términos interanuales (sobre el tercer trimestre del año 2007). La vicepresidenta del Gobierno, Teresa Fernández de la Vega, reconoció el viernes la 'delicada situación' de la economía española aunque evitó pronunciar la palabra recesión.

A su juicio, la coyuntura española debe enmarcarse en el entorno general de declive de la zona euro y de Estados Unidos.

Euríbor, a la baja

El euríbor a doce meses, tipo al que se referencian la mayoría de las hipotecas, cerró octubre en el 5,248%, tras bajar 0,601 puntos en el mes, lo que le sitúa en el nivel más bajo desde mayo. No obstante, se encuentra por encima del 4,647 de octubre de 2007.

El Tribunal de Cuentas pide fiscalizar la ayuda

El Tribunal de Cuentas desea tener una parte activa en el control de la ayuda que el Gobierno ha puesto en marcha para reanimar a las instituciones financieras españolas (hasta 50.000 millones en posibles compras de activos y 100.000 millones en avales), aparte del control que realice el Banco de España y el Ministerio de Economía.

El presidente de tribunal, Manuel Núñez, afirmó este viernes en la clausura del XVII Congreso Nacional de Auditoría que los fondos públicos contra la crisis son necesarios pero 'deben estar sometidos a la fiscalización del Tribunal'.

En su opinión, estos fondos son de la misma naturaleza que los de ayuda al desarrollo o los que se utilizan para la inversión exterior, como parte de la 'realidad patrimonial pública' y, por tanto, deben someterse al control del Tribunal de Cuentas. La ayuda del Gobierno español se enmarca dentro del paquete aprobado en la pasada cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la zona euro, para sostener el sistema financiero y atajar la crisis económica. El Banco de España destacó el viernes en su informe mensual que tales medidas, junto a las adoptadas por los bancos centrales (rebaja de tipos e inyecciones masivas de liquidez) 'han detenido, al menos el rápido deterioro' de los mercados y los indicadores financieros, aunque la institución reconoce que no lo han corregido todavía.

Mientras tanto, continua el deterioro de las cuentas con el exterior. El déficit corriente aumentó un 6,4% hasta agosto, hasta los 72.957,4 millones de euros, por el declive de la balanza comercial.