Mercados

La subida del 9,13% en la semana evita que el Ibex cierre el peor mes de su historia

La intensidad de la crisis crediticia y el miedo a la recesión global han dejado de ser un quebradero de cabeza para los inversores, al menos en la última semana, en la que las Bolsas han rebotado desde mínimos. El selectivo español ha conseguido recuperar un 9,13% en los últimos cinco días, en la que ha sido una de las mejores semanas desde que se creó el índice.

Las compras de última hora han evitado el desastre. Antes de que comenzara la última jornada de la semana, es decir la de hoy, el Ibex iba encaminada casi sin remedio a sufrir la segunda o quizás, la mayor caída mensual de su historia. La bajada de tipos en EE UU esta semana y la posible rebaja por parte del BCE la próxima, ha servido de aliento a unos mercados muy castigados en las últimas semanas en medio de un clima de incertidumbre económica y de dudas en el sector financiero.

Los orígenes de este pesimismo y esta falta de confianza se encuentran en la quiebra de Lehman Brothers a mediados de septiembre, con la práctica congelación de los mercados interbancarios y de crédito. "El índice VIX de volatilidad del S&P 500 llegó a marcar máximos históricos de la serie, superando el 80%, y los principales índices bursátiles tocaron nuevos mínimos el 10 de octubre, por miedo a un colapso financiero", recuerdan los analistas de Banco Urquijo. Desde ese momento, ha habido un constante goteo de bancos rescatados por sus gobiernos que a su vez han presentado planes que permitan recuperar la confianza en el sistema.

Por si todas estas medidas no fueran suficientes, los principales bancos centrales actuaron de manera conjunta el 8 de octubre pero aunque los tipos oficiales se rebajaron, las primas de riesgo continuaron en aumento, y los tipos interbancarios apenas se movieron. A todo esto se han unido los primeros síntomas reales de que la recesión ya está aquí. En los últimos días, los inversores han empezado a convivir con ello y han recuperado parte del optimismo perdido, sobre todo tras la bajada de tipos de la Fed el pasado martes. El mercado espera ahora que el BCE mueva ficha el próximo jueves en la misma dirección.

Además, la Bolsa española ha contando con un elemento más de incertidumbre en este mes y es que el anuncio por parte del Gobierno argentino de la nacionalización del sistema de pensiones trajo malos recuerdos a los inversores que temían un nuevo 'corralito'. La sangre no ha llegado al río y los expertos descartan un efecto contagio al resto de países. Aún así, el selectivo ha registrado peor comportamiento en el mes que el resto de plazas europeas. París ha perdido un 13% mientras que Francfort y Londres han cedido respectivos 14% y 10%. Al cierre de Europa, Wall Street retrocedía un 13% en el mes. El mayor peso del sector financiero de los índices europeos, y sobre todo, la menor capacidad de coordinación para adoptar medidas con celeridad para atenuar las consecuencias de la crisis crediticia y económica, mantienen a los inversores menos pesimistas respecto a la posibilidad de recuperación de las bolsas de Wall Street.

En cuánto a los valores, los primeros resultados empresariales publicados en España han servido de impulso a las acciones en Bolsa. Los más importantes han sido los de Santander y BBVA publicados esta semana. Ambas entidades son de las pocas del Eurostoxx50 que no han sido rescatadas. Los analistas han aplaudido las cuentas de ambos bancos y los inversores también. Santander ha ganado un 17% en la semana y ha perdido en el mes un 20% mientras que las acciones de BBVA han sumado un 12,66% en las últimas cinco sesiones, reduciendo las caídas mensuales al 21,5%.

Gamesa ha sido el peor valor del selectivo en el mes con un descenso del 40%. El mercado no tuvo en cuenta los excelentes resultados registrados por el fabricante de aerogeneradores en los nueve primeros meses del año, eclipsados por el anuncio de que Gamesa parará la producción una semana en diciembre. El mes tampoco ha sido muy bueno para las petroleras debido a la imparable caída del precio del crudo que este mes llegó a cambiarse a un mínimo de 60,29 dólares el barril. Las acciones de Repsol han perdido más de un 25% mientras que los títulos de Técnicas Reunidas han retrocedido un 26%.

Y ahora, ¿qué?

Con la vista puesta en la reunión del BCE de la próxima semana y de la cumbre financiera del G20 la siguiente, los "mercados descuentan ya un entorno de recesión global, y tan sólo se plantean cuál será la duración y la intensidad de la misma", explican en Banco Urquijo.

Los expertos señalan que "en la medida en que las condiciones económicas se endurezcan aún más, y los activos de los bancos continúen deteriorándose, ya no sólo por la crisis crediticia, que podría moderarse, sino por el incremento de la morosidad, pensamos que los índices bursátiles podrían dirigirse hacia nuevos mínimos en el medio plazo".

En el mercado de divisas, el Banco Central Europeo (BCE) fijó hoy el cambio oficial del euro en 1,2757 dólares