Conflictos

Ecuador rompe con Repsol YPF y advierte a las restantes petroleras

El Gobierno de Ecuador radicalizó hoy su posición en la negociación del cambio de modalidad de contratos con las petroleras internacionales al anunciar la ruptura anticipada de las relaciones con Repsol-YPF, y advirtió que no le "temblará la mano" para adoptar medidas fuertes contra otras en el proceso.

El sorpresivo anuncio sobre la hispano-argentina Repsol YPF se dio durante una rueda de prensa en la que el ministro de Energía y Minas, Derlis Palacios, felicitaba a los equipos negociadores de su país y de la brasileña Petrobras por lograr un acuerdo modificatorio con un año de duración.

El acuerdo incluye las operaciones en el "Bloque 18" y el campo Palo Azul, que producen diariamente unos 32.000 barriles de crudo. El presidente ejecutivo de Petroecuador, Luis Jaramillo, aseguró que el acuerdo con Petrobras beneficia al país, mientras que Palacios dijo que en esta época de crisis mundial, ésta es una buena noticia para el país.

Los contratos modificatorios de participación firmados hoy por Petroecuador con el consorcio operador del "Bloque 18" y del Convenio de Explotación Unificada del campo Palo Azul representan mayores beneficios para el Estado al aumentar la renta petrolera del 67 al 81%.

El acuerdo establece que el porcentaje para el Estado en el Bloque 18 pasa del 25,8% al 40%; mientras que en el campo unificado Palo Azul la participación estatal aumenta del 50,5% al 60%.

El acuerdo con Petrobras representa, para Palacios, la buena "voluntad y seriedad" del Gobierno del presidente Rafael Correa para dialogar con las compañías que deben cambiar los contratos de participación a otros de prestación de servicios.

Las negociaciones, iniciadas hace varios meses, han tenido una serie de altibajos, y con Repsol YPF ya se había llegado a ciertos acuerdos, dijo Palacios, al asegurar que al "dar un paso atrás" la petrolera demuestra "falta de seriedad" por parte de esa compañía.

"Lastimosamente con Repsol no hemos podido llegar a un acuerdo", dijo Palacios al asegurar que "ellos han cambiado constantemente de criterio y no nos han permitido llegar a una negociación".

Palacios -quien señaló que la decisión se adoptó hace dos días y se la notificó ayer- criticó que Repsol supuestamente no haya mantenido "sus compromisos que fueron ya establecidos hace algunos meses, especialmente en la parte económica".

Por ello, explicó, "el Estado ecuatoriano ha tomado la decisión de terminar la relación laboral con Repsol y hemos dispuesto a Petroecuador que comience la terminación anticipada de los contratos que mantienen en el país".

El ministro adelantó que Repsol tendrá que salir del país "apenas se cumplan los procesos legales que se establecen" y consultado sobre la posibilidad de que la acción respecto a Repsol pudiese ser reversible puntualizó: "La decisión está tomada".

Sin embargo, desde Madrid se informó de que Repsol no considera rotas las relaciones con Ecuador y espera poder cerrar pronto un acuerdo consensuado en las negociaciones.

Repsol tiene derechos mineros sobre tres bloques de exploración en el país -Tivacuno y los denominados bloques 14 y 16-, con una producción de 6,6 millones de barriles en 2007, la mayor parte de ellos procedentes del Bloque 16.

La superficie neta de los campos de la petrolera es de 1.225 kilómetros cuadrados y, a 31 de diciembre de 2007, sus reservas probadas de crudo se estimaban en 15,2 millones de barriles. Pero mientras las relaciones con la hispano-argentina están en uno de sus momentos más difíciles, Palacios anunció que con la francesa Perenco podría suscribirse un acuerdo la próxima semana.

Ecuador ha logrado convenios con las empresas Andes Petroleum y Petrobras, mientras que ha terminado por mutuo acuerdo el contrato con City Oriente y avanza en negociaciones con otras petroleras. Palacio pidió a las petroleras que operan en el país que inviertan y recuperen los niveles de producción: "No vamos a aceptar ningún pretexto para que no se haga esto".

"No vamos a aceptar el pretexto que mientras no conozcan los contratos por servicios, siga detenida la inversión y no se recupere la inversión. No nos temblará la mano en tomar medidas fuertes. Ecuador no se dejará engañar ni permite que ninguna trasnacional juegue con el nombre del país", advirtió.