Cuentas

Nissan reduce un 38,8% su beneficio neto trimestral

El fabricante de vehículos japonés anunció hoy que entre julio y septiembre obtuvo un beneficio neto de 73.500 millones de yenes (754 millones de dólares), un 38,8% menos que en el mismo periodo del año pasado.

Durante el segundo trimestre del actual ejercicio fiscal, que finaliza en marzo de 2009, el tercer constructor nipón vio reducirse su beneficio por operaciones en un 48,9%, hasta los 111.700 millones de yenes (1.147 millones de dólares). A la tendencia bajista del beneficio por operaciones se ha unido una caída del 3,7% de las ganancias procedentes de sus ventas hasta los 2,52 billones de yenes (25.949 millones de dólares).

El fabricante japonés, que tiene una alianza con la casa francesa del motor Renault, consideró hoy que la reducción de su beneficio neto se debe en gran parte a la fortaleza del yen frente al dólar y la caída de la demanda en sus ventas de vehículos en EE UU y Europa.

"La crisis económica y financiera global ha tenido un profundo efecto en nuestra industria, y los problemas de crédito y el retroceso de la confianza de los consumidores han sido los factores más dañinos", dijo el presidente de Nissan, Carlos Ghosn. "Hemos visto que no ha habido tregua en el segundo trimestre y por eso estamos tomando las medidas necesarias para proteger la compañía", añadió.

A pesar de haber reducido su beneficio neto, Nissan vendió 966.000 coches en todo el mundo, un 2,52% más que entre julio y septiembre del año pasado. Los mercados extranjeros fueron los responsables del aumento del 20,6% de sus ventas, especialmente China y Oriente Medio, según la compañía.

Nissan rebajó además un 53% sus previsiones de beneficio neto para el actual año fiscal hasta los 160.000 millones de yenes (1.652 millones de dólares), frente a los 340.000 millones de yenes (3.510 millones de dólares) que auguró anteriormente.

La compañía también revisó a la baja su pronóstico de ventas, que se reducen hasta los 9,6 billones de yenes (99.158 millones de dólares), frente a los 10,4 billones de yenes (107.393 millones de dólares) establecidos inicialmente.

Nissan espera también un beneficio por operaciones de 270.000 millones de yenes (2.787 millones de dólares), en lugar de los 550.000 millones de yenes (5.678 millones de dólares) que previó inicialmente.