Petróleo

El barril de Brent baja a 61 dólares pese a la reducción de la oferta anunciada por la OPEP

El precio del petróleo sigue en caída libre. El barril de Brent, de referencia en Europa, llegó a cotizar por debajo de 60 dólares, el nivel más bajo desde enero de 2007, pese al recorte de la producción anunciado por la OPEP. A última hora, la cotización se recuperó hasta 61,4 dólares.

El pánico se ha instalado en los mercados. Ni las medidas tradicionales para corregir las bajadas del precio del petróleo, como el recorte de la oferta por parte de los países productores, parecen causar efecto alguno. 'El miedo es la palabra. La perspectiva de que la recesión mundial se pueda hacer más profunda y que no se sepa con certeza cuando se va a producir la recuperación está causando alarma en todos los mercados', señaló ayer Robert Laughlin, analista de MF Global. Atemorizados por la fuerte caída del barril (el precio ha descendido un 56% en tres meses y medio, desde 147 a 59 dólares), la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) acordó el viernes un recorte, que se hará efectivo a partir del 1 de noviembre, de 1,5 millones de barriles diarios para intentar frenar la caída del precio.

La demanda de energía está bajando con fuerza en EE UU, el primer consumidor del mundo de energía, y la fuerte desaceleración de las economías europeas (Francia o Irlanda ya han entrado en recesión técnica) está provocando un fuerte recorte del consumo, y en consecuencia, de la necesidad de crudo en sus principales economías. El Centro Global para el Estudio de las Energías, con sede en Londres y en el que están representados los principales países productores, publicó un informe la semana pasada en el que apuntaba que la demanda global de petróleo caerá este ejercicio por primera vez en quince años y que lo seguirá haciendo a lo largo del próximo año. Las malas previsiones han hecho recortar a la baja las estimaciones de demanda realizadas por la OPEP o el Departamento de Energía de EE UU.

Por lo tanto, el temor a un derrumbe en la demanda de petróleo entre las regiones más consumidoras, como consecuencia de la crisis mundial, pesa más en la confianza de los inversores. Buena muestra de ello fue la apertura de los mercados en la sesión de ayer, en la que el precio del barril, lejos de reaccionar con subidas a la decisión de la OPEP, continuó su tendencia a la baja. A lo largo de la mañana, el precio descendió tres dólares y se situó por debajo de 60 dólares, algo que no ocurría desde enero de 2007. Posteriormente, el precio, empujado por la fuerte volatilidad de las últimas semanas, subió con fuerza y se situó cerca de 64 dólares para cerrar a 61,41 dólares.

La crisis mundial provocará que la demanda de energía caiga en 2008 por primera vez en quince años, según el Centro Global para el Estudio de las Energías

Los analistas consideran que la decisión de la OPEP se ha quedado corta ante la magnitud de la crisis. Por ese motivo anticipan que los exportadores tendrán que reunirse antes del próximo encuentro oficial, fijado para el 17 de diciembre, para anunciar nuevos recortes. 'Los precios van a seguir bajando y la OPEP tendrá que volver a bajar la producción para adecuarse a la demanda antes de diciembre', apunta Go Endo, analista de Fuji Futures en Japón.

Y los países productores ya han empezado a sacar cuentas sobre el excedente que tienen que retirar del mercado para que extraer y refinar petróleo siga siendo rentable. La refinería más importante de Japón, Nippon Oil, anunció ayer el quinto recorte consecutivo mensual en la producción por la debilidad del consumo. Fuentes de la compañía aseguraron que en noviembre se procesará hasta un 15% menos que hace un año.