La llave de Zapatero

Rodríguez Zapatero dispone de una llave maestra para franquearse la entrada hasta la cumbre de Washington o amargar el encuentro a más de uno. La cita ha sido una iniciativa personal de Nicolas Sarkozy. Pero no cuenta, de momento, con el respaldo oficial de la UE. Y para lograrlo, Sarkozy necesita la unanimidad de Los 27 socios de la UE, incluida España, por supuesto.

España, según fuentes comunitarias, ya ha hecho sonar una vez su llave durante la reunión de embajadores de Los 27 celebrada esta semana en Bruselas. Y el semblante del representante francés, que presidía el encuentro, acusó la gravedad de la advertencia.

Si Sarkozy no consigue la unanimidad de Los 27 en la cumbre comunitaria del próximo 7 de noviembre, su presencia en Washington será simplemente a título de presidente de la república francesa, no de la UE. Y los acuerdos en la capital estadounidense tendrían poco futuro si se firman con Argentina o Australia, pero no con el bloque comunitario como tal.

Sarkozy ya comprobó el peligro de salirse del marco comunitario con su convocatoria del llamado G-4 (los miembros europeos del G-8), una cita fallida que tuvo que enmedar el 12 de octubre con una reunión del Eurogrupo. El presidente francés, con la ignominiosa complicidad del de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, vuelve a jugar con fuego al convocar una reunión y permitir que el presidente Bush decida la lista de los países representados. El tintineo de la llave española debería hacerles reflexionar.

Comentarios

No deberiamos confundir los intereses personales de Zapatero de aparecer en la foto con los de España. Me llama la atención que hasta ahora nadie ha explicado porque es tan importante estar en esa foto. ¿En que medida las decisiones que alli se tomen van a ser tan importantes? o lo que es más importante ¿En que medida la presencia de España va a cambiar esas decisiones? Antes de insistir como un niño caprichoso convendría que se explicaran estos puntos. Aparecer por salir en la foto cuesta muy caro y no está la economía para lujosos viajes. Eso no hace falta explicarlo. O si.
Al final, todo es un juego de llaves, un toma y daca. Unas llaves nos abren puertas, pero supongo que nosotros también seremos abiertos por las llaves de otros. Y luego están los impacientes, los que revientan todo sin necesidad de ganzúas. Estos son los bárbaros. El presidente norteamericano número 43 sabe de qué hablo.
Normas
Entra en El País para participar