Hacia un nuevo orden financiero

El Gobierno prepara cambios legislativos para impulsar las fusiones interregionales

El Gobierno ya tiene sobre la mesa un borrador para modificar la Ley de Cajas de Ahorros estatal con el fin de impulsar las fusiones interregionales de estas entidades. Fuentes conocedoras del documento aseguran que Economía y el Banco de España trabajan conjuntamente en la definición final del proyecto.

El Gobierno prepara cambios legislativos para impulsar las fusiones interregionales
El Gobierno prepara cambios legislativos para impulsar las fusiones interregionales

El momento es el propicio, aunque la envergadura del cambio requiere contar con un consenso mayoritario entre los agentes sociales, económicos y, sobre todo, políticos. Eso es lo que la CECA y varias cajas de ahorros como Caja Madrid, La Caixa y Unicaja están intentando conseguir. De momento, un sector del equipo económico del Gobierno y el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, comparten el proyecto de fomentar las fusiones de cajas interregionales. Sobre sus mesas descansa un borrador de texto para cambiar la Ley de ârganos Rectores de las Cajas de Ahorros (Lorca). Esta modificación sólo se hará, no obstante, si finalmente se logra el consenso necesario para aprobar este impulso a las uniones de entidades de distintas comunidades autónomas.

El presidente del Tribunal de Defensa de Competencia, Luis Berenguer, también es partidario de operaciones de estas características en un momento tan propicio como este para introducir cierta homogeneidad en el sistema financiero.

En el escueto texto de la reforma se elimina la potestad que tienen ahora las comunidades autónomas para vetar las fusiones entre cajas de ahorros al reforzar el papel de los reguladores nacionales, y más en concreto el del Banco de España. De esta forma, se pretende que sea únicamente el supervisor el que tenga la última palabra para aprobar o vetar estas uniones.

Varias fuentes financieras auguran problemas para la modificación de la Lorca teniendo en cuenta la dificultad de alcanzar un consenso entre todas las partes implicadas.

La opinión dentro del Ministerio de Economía, de hecho, no es unánime. Hay quien opina que no deberían gastarse energías en facilitar los procesos de fusión intercomunitarios, dada su complejidad, y que debería apostarse por incentivar la consolidación de las cajas que pertenezcan a una misma región. Bruselas presiona a favor de la primera vía, con la que comulgan claramente Fernández Ordóñez y Berenguer.

Otras fuentes defienden, sin embargo, que no es tan complicado introducir estos retoques en la Lorca. Dada la actual situación económica y financiera 'la respuesta a cualquier cambio debe ser rápida', insisten. Por lo que sugieren que esta medida podría aprobarse a través de un real decreto ley, norma jurídica con rango de ley, que emana del Gobierno y es dictada en caso de extraordinaria y urgente necesidad. Requiere, no obstante, de una posterior convalidación o ratificación por parte del Congreso en un plazo breve.

Los responsables de La Caixa, Caja Madrid y Unicaja ya trasladaron al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, la conveniencia de potenciar estas integraciones en la reunión que mantuvieron el pasado 6 de octubre. Posteriormente a este acto, Zapatero anunció que estimularía las fusiones de bancos y cajas en este contexto de crisis, razón por la que este sector ha intensificado los contactos para canalizar esta conflictiva modificación.

El presidente de la CECA, Juan Ramón Quintás, ha defendido en varias ocasiones, y ayer volvió a insistir sobre ello, que estas uniones interregionales no tienen por qué ser totales. Podrían llevarse a cabo a través de lo que denomina 'fusiones virtuales'. Que fuera una sociedad la que integrase la cartera industrial, otras participadas y parte del negocio, pero que las marcas y los órganos rectores fueran independientes.

Esta fórmula podría evitar las reticencias autonómicas.

Sólo para las grandes

Todo está calculado. Para evitar que algunos gobiernos regionales se nieguen a aceptar las fusiones interregionales se pretende limitar estas uniones a las cajas con dimensión nacional. Aquellas entidades cuya presencia se limitan únicamente a su región de origen podrían estar exentas inicialmente de este proyecto. Tanto el sector como los reguladores consideran que instituciones como La Caixa o Caja Madrid han alcanzado ya un tamaño en el que no se justifica el proteccionismo autonómico, como puede suceder con instituciones financieras más pequeñas y por lo tanto menos influyentes en el sector.