Vanguardia

Agnitio, la empresa que hará olvidar el pin y las claves

En cuatro años la firma española se ha situado a la vanguardia de la identificación biométrica a través de la voz.

Que caigan en el olvido por fin complicados usos mnemotécnicos para recordar la clave secreta que permite operar con cuentas bancarias en internet. Que queden atrás ya definitivamente la masiva utilización de la fecha de nacimiento propia o del primer niño, o la del día de la boda para poder comprar en la red. Que todo eso se olvide, y quede relegado a una historieta de abuelos, es el negocio de una pequeña empresa española denominada Agnitio.

Una sociedad que ha hecho de la identificación biométrica de la voz su objeto social, y hoy ya permite que con su desarrollo informático, y con total garantía y fiabilidad, los servidores informáticos de bancos, servicios de seguridad, policías, call centers, etcétera, identifiquen, sin margen de error y a prueba de hackers, quién está al otro lado de la línea telefónica.

Agnitio nació hace cuatro años como empresa. Pero su germen se concibió en 2000 en una mesa de reuniones en la que se sentaron miembros de la Guardia Civil y profesores de la Facultad de Telecomunicaciones de la Universidad Politécnica de Madrid. La Guardia Civil llegó con un encargo claro; pretendía desarrollar y experimentar con un sistema que le permitiera identificar y poner nombre, apellidos, cara y ojos a las escuchas telefónicas de presuntos delincuentes y terroristas.

El éxito de ese desarrollo, probado en los reconocimientos de voz de las escuchas telefónicas de los terroristas que perpetraron los atentados del 11-M en Madrid, lo utilizan hoy varias policías y agencias de seguridad de todo el mundo, clientes ya de Agnitio.

'Ahí nació algo que hoy es sin duda el futuro de la identificación biométrica', asegura un apasionado Emilio Martínez, director general de Agnitio. 'La sociedad como tal arrancó con cuatro trabajadores, los dos profesores responsables del desarrollo inicial del programa y dos ejecutivos que nos encargamos de ayudarla a dar sus primeros pasos'. Hoy ya son más de 40 y el plan de negocio actual, el que ya está sobre la mesa, 'nos hará pasar por una nueva ronda de financiación (no menos de seis millones) para intentar dar el salto al charco e instalarnos en Estados Unidos de la mano de un socio local'.

Aquí en España, Agnitio ya ha merecido la confianza de Bankinter. Su entrada en el banco se produce para solucionar un problema que, en buena manera, se podría definir como de logística informática. La entidad se enfrentaba, con intensidad a diario y con generosa abundancia tras los periodos vacacionales, a la engorrosa tarea de restablecer y recordar las contraseñas de un enorme número de trabajadores que habían olvidado sus guarismos de acceso al sistema informático.

Contactó con Agnitio para solucionar un problema que amenazaba con bloquear sus sistemas de restablecimiento de acceso al sistema. Como resultado, los empleados olvidadizos de Bankinter no tendrán que preocuparse más por sus claves. El propio sistema se las restablecerá después de hacerles decir una serie aleatoria de números o palabras con plenas garantías de privacidad.

'La potencialidad de nuestro desarrollo es enorme', afirma el primer ejecutivo de Agnitio, que destaca que permite hacer frente 'de forma segura y muy eficaz' a los enormes problemas que causan prácticas como el phising o el robo de claves. 'De hecho, en Bankinter está en pruebas ya un sistema que permitirá operar cuentas y posiciones en el banco con la voz, y sin ningún tipo de identificación personal adicional'.

Los cajeros darán dinero sólo con una llamada telefónica

Agnitio asegura que su desarrollo informático, comercializado bajo el nombre de Kivox, permitirá a los usuarios de las entidades financieras poder utilizar los cajeros sólo con su teléfono móvil. Emilio Martínez asegura que ya es posible olvidarse de la sensación de desamparo que produce el hecho de quedarse en un momento determinado sin tarjetas de crédito, ya sea por robo o por pérdida.

'Nuestro desarrollo hace posible que con una simple llamada de móvil al banco se pueda solicitar claves temporales con una validez de una hora para poder utilizarlas en los cajeros y disponer de efectivo', añade. El sistema identifica los parámetros de voz, únicos para cada persona, previamente grabados en el servidor central, y posibilita firmar con ella. 'La voz es intransferible y no falsificable', insiste.

En paralelo, y junto a un socio estadounidense, Agnitio prepara el salto a EE UU. Ofrecerá un servicio que busca solventar un fraude que los servicios sanitarios del país sufrieron hace unos años. El Estado cedió a empresas especializadas la atención sanitaria domiciliaria. El escaso control llevó a que se facturara por servicios no prestados. 'Hemos decidido ofrecer nuestra tecnología para permitir que los médicos que visiten en sus casas a los enfermos puedan fichar, y pretendemos que lo hagan a través de un móvil desde que el que llamarán a un servidor, que les identificará por su voz. Y lo harán una vez que entren al domicilio del paciente y otra cuando salgan', cuenta Martínez.