Bajada

El déficit comercial se modera por el menor consumo

El déficit comercial de España, que mide la diferencia entre exportaciones e importaciones de bienes y servicios, continúa su tendencia a la moderación. En agosto se redujo por segundo mes consecutivo y bajó un 2,9% hasta los 7.597 millones de euros.

La reducción del consumo por la crisis económica ha provocado una fuerte caída de las importaciones españolas, que descendieron un 1,1% en agosto. En un escenario de fuerte desaceleración, los hogares y las empresas han optado por recortar su consumo y, por lo tanto, necesitan menos bienes y servicios.

Esta tendencia a reducir las compras al exterior se ha hecho evidente en los sectores de bienes de equipo y automoción, que suponen el 25% de las compras. En agosto, las importaciones en el sector del automóvil bajaron un 36,7% en tasa interanual, mientras que las de bienes de equipo se redujeron un 7,3%. Por otra parte, el 70% las exportaciones españolas entre se concentraron en el mercado europeo. Pese a la tendencia a la moderación, el déficit comercial acumulado entre enero y agosto se elevó hasta 67.111 millones de euros, lo que representa un incremento del 7%. Gran parte de la culpa la tiene el encarecimiento del precio del petróleo. El barril de Brent, de referencia en Europa, alcanzó un máximo histórico al superar los 146 dólares a principios de julio. Posteriormente, el precio se ha desplomado hasta los 65 dólares y eso servirá en parte para atenuar el crecimiento del déficit en el último cuatrimestre.

Las importaciones de petróleo y derivados crecieron un 53,8% en los ocho primeros meses del año y representaron el 21% del total de las compras en el exterior.

Más aranceles

La Unión Europea restablecerá el próximo domingo los aranceles a las importaciones de cereales que, actualmente, están suspendidos. La CE eliminó los aranceles por la falta de existencias en el mercado comunitario y para frenar la inflación.