Política fiscal

Irlanda sube los impuestos para sanear las cuentas públicas en 2009

El ministro irlandés de Economía, Brian Lenihan, presentó hoy unos presupuestos generales para 2009 marcados por la subida de los impuestos y encaminados a sanear las cuentas públicas, dañadas por la situación "fiscal y económica más adversa" de los últimos 20 años.

El titular reconoció que su Gobierno debe tomar ahora "decisiones difíciles" para restaurar "el orden y la estabilidad en las finanzas públicas" durante los próximos tres años, al tiempo que prometió "proteger a los sectores sociales más vulnerables".

Según publicó la pasada semana el Ministerio de Hacienda irlandés, el déficit de las arcas del Estado se situó en 9.400 millones de euros durante los primeros nueves meses del año. Como habían anticipado los expertos, Lenihan decidió hoy subir los impuestos a través de la imposición de un gravamen del 1% sobre los ingresos de hasta 100.000 euros anuales y de un 2% para los que superen esa cifra.

"Reconocemos que necesitamos la solidaridad de todos los contribuyentes. Pero hay mucho en juego, todos tenemos mucho que perder si no actuamos ahora", declaró el Lenihan durante su discurso ante el Parlamento irlandés. En consecuencia, añadió, todos los ministros en el Ejecutivo de Dublín, así como todos los secretarios de Estado, reducirán en un 10% sus actuales salarios.

Lenihan predijo que el Producto Interior Bruto de Irlanda bajará un 0,5% en 2009, lo que confirma que la economía irlandesa continuará en recesión durante el próximo año. Asimismo, pronosticó que la tasa de desempleo alcanzará en 2009 el 7,3 %, las más alta en las últimas dos décadas, aunque destacó que el índice de la inflación podría reducirse hasta el 2,5%. A pesar de los retos que afronta la economía nacional, el ministro anunció un incremento del 3,6% del gasto público, con el que inyectará 19.600 millones en la seguridad social, 8.700 millones en la educación y 15.800 millones en la sanidad.

Por contra, desde la medianoche de hoy, se encarecerá en ocho céntimos de euros el precio del litro de gasolina, lo que podría generar a las arcas del Estado 22 millones de euros extra en 2008 y 166 el próximo año. También se introducirá un nuevo impuesto sobre los billetes de avión para todos aquellos pasajeros que partan desde aeropuertos irlandeses a partir del 30 de marzo de 2009.

Cada pasajero deberá abonar 10 euros más si efectúa un "viaje de larga distancia" o dos euros más si el trayecto no sobrepasa los 300 kilómetros. El nuevo impuesto excluye a los menores de dos años de edad, discapacitados, personal del cabina, pasajeros en tránsito y pasajeros que viajen en aviones con menos de 20 plazas.