Mercados

La mano detrás de las caídas

Los analistas creen que la falta de confianza es el principal motivo de la crisis, pero los reembolsos masivos en fondos de inversión, el bajo volumen y las ventas forzadas han acelerado los descensos.

La conclusión generalizada a la que han llegado los analistas en esta última semana histórica para la Bolsa es que el comportamiento que ha seguido la renta variable es completamente irracional. El pánico ha tenido su máxima expresión y se ha llevado por delante cualquier planteamiento lógico.

Los expertos creen que las fuertes caídas de las últimas jornadas están relacionadas con varios factores, pero el más importante es la falta de confianza. 'El problema es que nadie está seguro de si está garantizado lo que tiene, los depósitos, los créditos, el puesto de trabajo...', explica David Navarro, gestor de Inversis Banco. Una muestra de esta falta de certidumbre es que la propia Bolsa de Madrid ha recibido muchas llamadas de inversores particulares. 'Están preocupados por saber qué pasa con sus acciones si alguna empresa quiebra', comentan algunas fuentes.

No cabe duda de que la situación se ha enrarecido a pesar de los planes de ayuda al sistema financiero, la bajada de los tipos de interés o las llamas de calma, como la realizada el viernes por George Bush. 'Este tipo de actuaciones tiene que apreciarlas la gente de la calle y las empresas medianas y pequeñas. El precio del dinero ha caído, pero el euríbor apenas ha variado', explica Luis Benguerel, de Interbrokers.

Para colmo de males, el FMI ha puesto el dedo en la llaga sobre el crecimiento económico. 'Se ha hablado de recesión a nivel mundial por primera vez. Con esto no es que no te entren ganas de comprar, si no que vendes', añade Navarro. El gestor considera, sin embargo, que las Bolsas han descontado en las últimas jornadas dicha recesión: 'Se ha hecho en seis días lo que se debía haber producido en seis meses. Se ha cotizado quiebras de bancos, la desaparición de negocios, un menor crecimiento y el aumento de paro; en definitiva, todo lo malo que se podría ver en 2009'.

Las principales salidas de dinero recientes se han producido a través de los fondos de inversión y los hegde funds, tal y como reconocen los expertos. 'Los fondos, forzados por los reembolsos, se ven obligados a liquidar posiciones a cualquier precio', comenta Josep Prats, director de gestión de Ahorro Corporación. Con los hegde funds está ocurriendo lo mismo.

Los analistas ven como otro elemento que ha jugado en contra de las Bolsas la prohibición de las apuestas bajistas sobre valores financieros en Wall Street. 'Sin estas medidas, los mercados habrían experimentado un fortísimo rebote en el momento que anunciaron la bajada de tipos concertada porque los intermediarios se habrían visto obligados a cerrar posiciones', dice Luis Benguerel. No obstante, desde el pasado jueves los inversores ya pueden volver a utilizar este tipo de operativa.

Por otro lado, está el volumen de negocio, que no ha llegado ni a aproximarse a las cotas históricas a pesar de la envergadura de las caídas. 'Con menos dinero es más fácil manejar los valores, porque no hay apenas posiciones', explica Luis Benguerel. Según este broker, este tipo de sesiones facilita el trading: 'Da mucho juego. Un movimiento de 100 puntos en el futuro del Ibex suponen 1.000 euros', dice.

Hay otros factores que han influido en las fuertes caídas como el salto de stop -loss (pérdidas limitadas), los niveles técnicos y los fondos con estrategias VaR, que fijan una rentabilidad objetivo en función de un nivel de riesgo asumido. 'Las caídas de Bolsa les obliga a reducir riesgos a los VaR. Está siendo crucial en los últimos desplomes', señala Josep Prats. Para él, hay más culpables de las caídas: 'Hasta 2007, las entidades financieras han dado total facilidad a sus clientes para que se endeudaran e invirtieran en Bolsa. Las propias acciones actuaban como garantía de la inversión, pero al caer de determinado nivel tienen imperativamente que vender, pues han de ejecutarse garantías'.

Las letras del Tesoro de EE UU bajan al 0,188%

Los inversores quieren activos casi tan seguros como la liquidez. En un afán de no asumir riesgos, los inversores se lanzaron ayer a comprar letras del Tesoro de EE UU a tres meses, provocando una caída de rentabilidad hasta el 0,188%. El 29 de septiembre, lunes negro para los mercados tras el rechazo al plan Bush, la rentabilidad de este activo bajó al 0,20%.

Por otra parte, el diferencial de rendimiento con respecto a las letras a largo plazo se amplió a su mayor nivel desde abril del 2004, como consecuencia de la acumulación de emisiones de deuda, según comentaron analistas especializados a Reuters.

Mientras, la TIR del bono a 10 años ha subido en la última semana del 3,605% al 3,872%, el nivel más alto desde agosto pasado.

El comportamiento del mercado de renta fija europeo se asemeja al estadounidense. La rentabilidad de los bonos de corto y largo plazo, que evolucionan a la inversa que los precios, han subido con fuerza. El bono alemán a 10 años ha pasado en una semana del 3,924% al 4,013%. El español, del 4,475% al 4,639%.

'Stop' en las Bolsas

No son sólo históricas las caídas de las Bolsas, también es un momento único para los sistemas de contratación. El viernes hubo varios mercados que tuvieron que suspender la cotización cuando las pérdidas superaban el 10%. Fue el caso de la Bolsa de Rusia, de Austria, de Islandia, de Croacia, de Brasil y de Viena. Esta interrupción temporal del negocio se ha producido últimamente en reiteradas ocasiones, coincidiendo con los descensos más acusados.

Los índices de renta variable se han visto, además, estrangulados por la avalancha de órdenes de venta a la apertura de la jornada. Ocurrió en la última sesión en las Bolsas europeas, donde algunos valores no pudieron ser negociados hasta pasado un tiempo.

La Casa Blanca considera, por el momento, que no es necesario cerrar los mercados, una medida que sí adoptó por cuatro días con los atentados del 11-S.

Ventas a corto

Italia prohíbe las ventas a descubierto hasta el 31 de octubre

Decisión: La medida fue anunciada el viernes por el organismo regulador de la Bolsa italiana (Consob).

Medidas: Italia había prohibido las ventas a corto de los valores bancarios y del sector seguros; ahora se ha extendido al resto de las compañías.

Atención: El organismo regulador ha pedido, además, que los operadores de mercado 'adopten todas las medidas de cautela necesarias para que se apliquen las restricciones impuestas'.

Bancos: El sector más afectado es el financiero. El viernes tuvieron que ser interrumpidas las cotizaciones de varias entidades.