Hacia un nuevo orden financiero

Sarkozy convoca por primera vez una cumbre del Eurogrupo

Sarkozy convoca por primera vez una cumbre del Eurogrupo
Sarkozy convoca por primera vez una cumbre del Eurogrupo

Por primera vez en la historia de la zona Euro, los países de la unión monetaria celebrarán el domingo una cumbre extraordinaria al más alto nivel para debatir una respuesta común a la crisis financiera. Los 15 socios buscarán en París una señal contundente que demuestre la voluntad de atajar la histeria de los mercados.

Entre las ideas que se barajan figura la de que todos los países avalen el mercado interbancario para que las entidades vuelvan a darse crédito unas otras. La idea, curiosamente, procede del Reino Unido, país que no estará en la reunión por no pertenecer a la zona Euro. Los Quince también podrían aglutinar los planes de apoyo a la banca que ha presentado cada país (como los 30.000 millones de euros en España o los 20.000 millones en Holanda) para reflejar mejor la dimensión del conjunto de intervenciones.

La cita parisina supone, en cualquier caso, un tremendo salto cualitativo en la dimensión política de la zona euro, cuyo formato de deliberación se limitaba hasta ahora a los ministros de Economía y Finanzas. Y puede dejar atrás los fallidos intentos de la UE de enfrentarse a la crisis con medidas unilaterales o con una coordinación muy laxa.

La novedosa iniciativa surgió tras la reunión del viernes en París entre el presidente francés y presidente semestral de la UE, Nicolas Sarkozy, y el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero. El francés aceptó la propuesta de Zapatero de reunir urgentemente a los jefes de Estado o de Gobierno del Eurogrupo.

La reunión tendrá como objetivo 'coordinar una acción fuerte de todos los países de la zona euro', según señaló el presidente Zapatero en una breve comparecencia ante los medios de comunicación tras su almuerzo con Sarkozy. El mandatario francés recogió la propuesta que consideró 'interesante, pertinente y útil'. Sarkozy señaló que le quedaba algunos contactos por concretar par dar una repuesta definitiva, pero la cita se concretó poco después.

Los acuerdos que se alcancen en París podrían trasladarse a la cumbre europea que se celebra jueves y viernes en Bruselas, como hicieron el pasado lunes los ministros de Economía de la zona Euro con la propuesta de incrementar a 100.000 euros los sistemas de garantía de depósitos bancarios. Pero si la heterogeneidad de la UE no permite un acuerdo completo, la zona Euro habrá dejado claro, al menos, su voluntad política de actuar.

Zapatero y Sarkozy indicaron el viernes que comparten la misma visión de la crisis. Una situación de la que Zapatero indicó que 'no hay precedentes' y que se caracteriza 'por la profunda desconfianza' que impide que el crédito funcione y que por lo tanto 'se puedan mantener las actividades de las empresas y las necesidades de las familias'.

A pesar de calificar de 'muy preocupante' la actual situación financiera, Zapatero trasladó su 'convencimiento de que esta situación la solventaremos y para ello es imprescindible la coordinación y la determinación'. Por su parte, Sarkozy recordó que es necesaria 'una respuesta coordinada de Europa, pero más allá será necesaria una coordinación del mundo dado que la crisis afecta a todas las regiones'.