Estudios cinematográficos

Paramount y DreamWorks firman su divorcio cinematográfico

La productora cinematográfica de Steven Spielberg, DreamWorks SKG, y los estudios Paramount Pictures han puesto fin a una relación de dos años marcada por las tensiones entre las compañías, informaron hoy los medios locales.

Fotograma de la película Shrek
Fotograma de la película Shrek

El acuerdo de separación permitirá a DreamWorks establecer un estudio independiente que contará con el respaldo de Reliance ADA Group, una de las mayores corporaciones indias, que tiene previsto invertir 550 millones de dólares (407 millones de euros) para controlar el 50% de las acciones de la nueva aventura empresarial de Spielberg.

La compañía con fondos indios mantendrá el nombre de DreamWorks como sello de identidad y espera encontrar respaldo financiero por encima de los 700 millones de dólares (518 millones de euros), a pesar de la crisis económica.

La ruptura anunciada con Paramount se concretó el domingo y se cerró de forma amistosa.

Ambas empresas aún compartirán intereses en 40 películas que ya habían pactado hacer conjuntamente y, según el acuerdo alcanzado, la mitad de esas producciones serán controladas por una de las empresas y la otra podrá ofrecer apoyo financiero y en distribución.

En ese paquete de filmes entraron "Chicago Seven", "39 Clues" y "Dinner With Schmucks", que pertenecerán a la factoría DreamWorks, con Paramount como socio.

Otra de las condiciones del acuerdo entre las dos grandes productoras incluyó la opción de Paramount de participar en la financiación y en la distribución de cualquier película nueva en la que trabaje DreamWorks desde ahora hasta el final de 2009.

Spielberg, por su parte, continuará produciendo la saga "Transformers", propiedad de Paramount, y estará involucrado en otros tres filmes de estos estudios, incluido "Cuando los mundos chocan".

El resto de proyectos que no entraron a formar parte del acuerdo y que estaba realizando DreamWorks para Paramount pasarán a ser de control exclusivo de este último estudio.

Alrededor de dos tercios de los 150 empleados de DreamWorks en la actualidad pasarán a integrar la plantilla de la nueva empresa de Spielberg, que aún necesita encontrar un distribuidor para sus películas, un puesto para el que se postulan los estudios Universal Pictures.

David Geffen, uno de los originales fundadores de DreamWorks, no formará parte de la nueva compañía.

DreamWorks se creó en 1994 con Spielberg, Geffen y Jeffrey Katzenberg como socios fundadores, y en 2006 el grupo Viacom Inc, empresa madre de Paramount Pictures, adquirió la empresa por 1.600 millones de dólares (1.185 millones de euros al cambio de hoy).