Tendencias

Un búnker en el salón para los objetos de valor

Quién no ha sentido alguna vez la necesidad de guardar bajo llave algún objeto querido? Las joyas de la familia, dinero en efectivo o documentos importantes se encuentran entre los principales objetos que los particulares aseguran guardar en las cajas fuertes de su hogar.

Los tiempos evolucionan y estos pequeños (algunos no lo son tanto) búnkers también se han adaptado a ellos. Los hay de multitud de clases y tamaños. Máxima seguridad o algo no tan exigente para tener incluso en la cocina.

Además de las últimas tecnologías aplicadas a las cajas fuertes, la estética y el diseño de vanguardia han llegado a estos objetos que proporcionan, sobre todo, tranquilidad a quienes se hacen con uno de ellos. Fichet-Bauche tiene acabados en piel roja o lacados en blanco y decorados con motivos florales. Lo último. Eso sí, las cajas de alta gama pueden superar fácilmente los 3.000 euros. Desde El Corte Inglés, Bricor, Leroy Merlin o Anloar a Opción segura o Buzón 10, la horquilla de precios es muy amplia, pues se pueden encontrar pequeñas cajas de seguridad a partir de los 40 euros.

Existen numerosos puntos de venta, distribuidores y páginas web en los que los interesados se pueden asesorar sobre el modelo más acertado. Tamaño, si se necesita empotrar, nivel de seguridad que se precisa, y cualquier otro detalle para adaptar el producto al dueño y el hogar.