Hacia un nuevo orden financiero

El canje de los bonos del Santander genera unas pérdidas superiores al 24%

Hoy es el día límite para que los inversores en bonos convertibles del Santander soliciten el canje por acciones. Pero no es aconsejable que lo hagan, pues sus minusvalías latentes ascenderían al 24,8%. Pueden esperar hasta el 4 de octubre de 2012, cuando serán obligatoriamente convertidos en acciones.

La jugosa rentabilidad del 7,5% TAE que han ofrecido los bonos obligatoriamente convertibles del Santander durante su primer año de vida es incapaz de compensar la evolución del banco en Bolsa.

Los 129.000 particulares que acudieron a la colocación de los bonos, en septiembre del año pasado, pueden solicitar hasta hoy que se los canjeen por acciones el próximo sábado, pero pagando 16,04 euros por título, un 47,7%más que el precio de cierre de ayer.

Por lo tanto, cada bono, vendido en su día a 5.000 euros, puede transformarse en 311,76 acciones, valoradas al cierre de ayer en 3.385,7 euros. Con todo, hay que tener en cuenta lo ingresado en concepto de cupón -375 euros por cada 5.000 euros-, lo que reduce notablemente las pérdidas. El quebranto -siempre latente, pues deberían venderse las acciones para hacerlo efectivo- se quedaría en el 24,8% de la inversión, 1.239,3 euros por bono.

SANTANDER 2,51 -0,42%

Los inversores recibirán el último pago de intereses el próximo sábado 4 de octubre, precisamente el día en que está prevista la conversión efectiva en acciones para quien así lo haya solicitado. Santander estableció cuatro ventanas de liquidez opcionales, los días 4 de octubre desde 2008 hasta 2011, y una fecha de canje obligatorio: el 4 de octubre de 2012.

Estos bonos, a diferencia de los convertibles clásicos, suponen invertir -a largo plazo- en acciones de la entidad. Las diferencias estriban en que los bonistas han recibido y, previsiblemente recibirán, unos intereses superiores al dividendo que se embolsan los accionistas. Como contrapartida, deberán pagar un sobreprecio del 16% respecto a la cotización media ponderada del Santander en las cinco jornadas bursátiles anteriores al 17 de octubre. Dicho valor se fijó en 13,83 euros por acción y el precio de conversión, en 16,04 euros una vez aplicada la prima mencionada.

Desde el cierre del pasado 16 de octubre, las acciones del Santander han sido castigadas en el parqué en medio del contexto de crisis, y aunque su comportamiento esmejor que el de lamayoría de sus colegas nacionales e internacionales, retroceden un 21,9%. En cualquier caso, las pérdidas para los inversores son inferiores. Del mismo modo que los bonistas se han embolsado los intereses, los accionistas han hecho lo propio con los dividendos, que han ascendido a 0,663 euros por título en dicho periodo. Esto reduce sus minusvalías hasta el 17,2%.

Para una inversión de 5.000 euros, los accionistas registrarían unas pérdidas de 858,1 euros y los que optaron por bonos, de 1.239,3 euros. La parte positiva de los bonistas está en que han ingresado 375 euros en intereses, mientras que los accionistas se han llevado unos 238 euros en dividendos.

Esperar para canjear

Los expertos aconsejan no canjear en este momento los bonos, con el objetivo de beneficiarse de la previsible mejor remuneración de éstos frente a las acciones durante los próximos cuatro ejercicios.

A partir del segundo año, los bonos rentarán el euríbor a tresmeses más 2,75 puntos porcentual. Tomando como muestra el cierre del viernes de este índice (5,330%), la remuneración ascendería al 8,08% TAE. Si este porcentaje se mantuviera, supondría unos ingresos de 404 euros anuales por bono.

Mejor vender en el mercado

Si un inversor necesita el dinero que invirtió en los bonos, actualmente es más rentable que se deshaga de ellos en el mercado secundario en lugar de canjearlos por acciones y después vender éstas en la Bolsa.

Los bonos cotizan en el mercado de renta fija de la Bolsa de Madrid y ayer cerraron en el 81,953% de su nominal, lo que les otorga un valor de mercado de 4.097,65 euros, cantidad a la que hay que sumar los tres cupones cobrados hasta el momento por 281,25 euros. Por lo tanto, las minusvalías ascenderían a cierre de ayer a 621,1 euros, lo que representa unas pérdidas del 12,4% respecto a la inversión inicial. Pese a que su liquidez es escasa, los inversores tienen asegurada su venta a un precio justo, gracias al contrato que el Santander firmó con La Caixa. La caja está obligada a proporcionar liquidez a estos productos cada día hábil a partir de las cuatro de la tarde a un precio teórico que tiene en cuenta la cotización del banco, las previsiones de reparto de dividendos por parte de las acciones y, también, las perspectivas de remuneración de los bonos.

Los puntos clave del producto

COMO ACCIONES

Comprar los bonos obligatoriamente convertibles supone -a largo plazo- invertir en sus acciones, puesto que su conversión es inevitable. En el folleto de emisión se estableció que, como muy tarde, el 4 de octubre de 2012 cada bono, por el que se pagó 5.000 euros, se canjeará por 311,76 acciones de la entidad. Esto supone adquirirlas a 16,04 euros. Por lo tanto, los títulos de la entidad han de escalar un 47,7% respecto al precio de ayer para que los bonistas no pierdan dinero con el canje. Al margen, eso sí, recibirán los intereses. El primer año ha ascendido al 7,5%TAE y desde el segundo al quinto ascenderá al euríbor a tres meses más 2,75 puntos porcentuales. El precio objetivo medio del Santander a 12 meses se sitúa actualmente en 15 euros, según FactSet.

RENTABILIDAD

Los bonos han ofrecido una jugosa rentabilidad fija durante el primer año y está previsto que la vincule al euribor en los cuatro años siguientes. Pero el Santander se reserva la posibilidad de no abonar los cupones. En cualquier caso, si así lo decidiera, debería abrir un periodo de canje voluntario de los bonos.

LIQUIDEZ

Los inversores que compraron los bonos podrán canjearlos por acciones, si así lo desean, los días 4 de octubre de 2008, 2009, 2010 y 2011. El mismo día de 2012 será obligatorio. Una vez convertidos en títulos del Santander podrán venderse en el parqué. Los titulares de los bonos deben solicitar la conversión en los 15 días naturales anteriores al día de canje. Por lo tanto, hoy

es el último día para solicitarla para aquéllos bonistas que quieran convertirlos el próximo sábado. Además, de esta posibilidad, los bonos cotizan en el mercado de renta fija de la Bolsa de Madrid y La Caixa se encarga de proporcionarles liquidez. Actualmente, esta opción es las más atractiva para quien necesite recuperar el dinero.

FISCALIDAD

Los ahorradores tributan por el 18% de la remuneración desde el primer euro. En cambio, los primeros 1.500 euros recibidos en dividendos están exentos de pasar por Hacienda.