Destrucción de empleo

La Seguridad Social pierde 432.000 afiliados desde enero

Los datos de septiembre confirman que la crisis se está cebando con el empleo. En el último mes, engrosaron la lista de parados 95.367 nuevos desempleados hasta llegar a los 2,6 millones, la mayor cifra desde 1997. El número de afiliados a la Seguridad Social cayó en 59.900 cotizantes en el último mes, 432.200 desde enero (datos desestacionalizados).

La destrucción de empleo está siendo rápida e intensa. En septiembre la Seguridad Social perdió 117.197 afiliados respecto a agosto (59.900 en datos desestacionalizados, es decir, descontando efectos de calendario) y 352.416 desde enero (432.200 en cifras desestacionalizadas).

Pero además, el Gobierno no ve que la sangría de destrucción de empleo vaya a frenarse. 'Septiembre y octubre van a ser especialmente duros', advirtió ayer el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, en la presentación de las cifras del último mes. Y la situación se alargará al menos durante un año.

Sólo a partir de finales de 2009, aseguró Granado, el Ejecutivo se plantea una recuperación, tal como recogen las previsiones del proyecto de Presupuestos del Estado. Aún así, el veterano político socialista garantiza la salud del sistema, a pesar de que baje el número de cotizantes y aumente el ritmo de gasto en pensiones: 'podemos resistir perfectamente un año como el que vivimos, y dos o tres'. Aunque admitió, tras muchos meses de negación, que a finales de 2008 la ocupación anual puede decrecer.

La destrucción de empleo tampoco entiende de sectores. Aunque en la construcción haya 336.286 ocupados menos en un año (una caída del 17,64%), en septiembre todas las actividades pierden afiliados, excepto en la educación debido al inicio del curso escolar. El comercio también pierde afiliados por primera vez en el año.

Granado se atrevió a asegurar que hay indicios esperanzadores respecto a la construcción, ya que la afiliación se reduce más que el incremento del paro, por lo que supone que los trabajadores del ladrillo ya se están recolocando en otros sectores.

Respecto al paro, éste aumentó hasta los 2.625.368 desempleados, el nivel más alto en la serie histórica que Trabajo ofrece desde 1997. Hasta finales de septiembre se han registrado otras 95.367 personas (3,7% más que en agosto) en las oficinas del Servicio Público de Empleo, el peor dato de la serie histórica. Desde septiembre del pasado año, el incremento del paro es de 608.005 personas (623.600 en datos desestacionalizados), una importante variación del 30,1% interanual. El peor incremento anual se da en la construcción (85,57%).

Para el responsable de Economía del PP, Cristóbal Montoro, la 'mayor enfermedad' de la coyuntura española es el paro, 'que destruye la economía de las familias'. El diputado resaltó que este incremento no tiene causas internaciones, ni se limita sólo a la construcción, y acusó al Gobierno de 'irresponsabilidad' por su inacción.

Gastado el 80% de la cobertura prevista de paro

El rápido aumento del paro tiene como efecto directo un crecimiento casi exponencial del gasto en prestaciones por desempleo.

De enero a agosto (el último dato facilitado) se ha consumido ya el 80,2% de la partida para prestaciones del Servicio Público de Empleo. Este organismo tiene presupuestado, para todo el 2008, 15.777 millones de euros, pero a falta de cuatro meses para el final del ejercicio, el desembolso llega a 12.656 millones.

El ritmo de crecimiento del coste en prestaciones ha ido acelerándose en los últimos meses. En agosto, el gasto fue de 1.792 millones de euros, un 35,40% más interanual.

Es muy probable que a este ritmo mensual, el gasto sobrepase la partida inicial (que se cubre con las cuotas de las nóminas) y llegue a los 19.000 millones a finales de 2008.

Para 2009, el proyecto de Presupuestos del Estado ha reservado 19.615 millones de euros para el pago de prestaciones, una cifra que se puede quedar corta si el paro sigue subiendo.

En agosto se contabilizaban 1.854.201 millones de beneficiarios por desempleo, un 25,9% más que el año anterior. De ellos, 1.150.409 reciben una prestación contributiva y 467.800 un subsidio no contributivo.

En el caso de los ciudadanos extranjeros, el crecimiento del gasto por desempleo es aún mayor. En un año, el coste ha crecido un 78,8% y ya son 183.000 los inmigrantes que cobran algún tipo de ayuda.

La mayoría de los inmigrantes reciben, en una alta proporción, prestaciones contributivas (164.677 personas), pero el número aquellos que reciben subsidios se ha duplicado en un año, para pasar a 16.139 personas. Algunos de los que reciban ayudas por desempleo, podrán acogerse al plan de retorno voluntario aprobado por el Gobierno.

Cae el empleo también en autónomos

El autoempleo se ha visto en los últimos meses como una salida con futuro para muchos de los nuevos parados. De hecho, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, ha asegurado en diversas ocasiones que una de las prioridades para el diálogo social es la constitución de una mesa de negociación sobre el trabajo autónomo, con el fin de canalizar la 'iniciativa personal'.

Pero en el régimen de autónomos el empleo también sufrió una pérdida de empleo en septiembre, rompiendo la tendencia positiva de anteriores años. De hecho, en los últimos cinco meses la afiliación a la Seguridad Social ha caído. En el último mes, hay 10.457 ocupados menos y en el último año se han perdido 118.803 empleos. La caída es generalizada en todos los sectores importantes, pero especialmente intensa en la construcción (un 4,53% menos en un año).

Paro de los extranjeros

La mala coyuntura no da tregua a ningún sector de trabajadores que se analice al detalle. En el caso de los extranjeros se han perdido 23.221 puestos de trabajo en agosto, aunque todavía, en lo que va de año, el saldo es positivo en 88.555 afiliados a la Seguridad Social.

Respecto al paro registrado, en el último mes aumentó en 18.572 personas y en un año hay 128.289 inmigrantes más registrados en el Servicio Público de Empleo. De ellos, la mayor parte provienen de la construcción (48.243) y del sector servicios (49.373). Sólo en la construcción el incremento anual supone un 119,2% más que en agosto de 2007.