Crisis económica

Solbes aceptaría subir el fondo de garantía sin renunciar al actual sistema de aportación

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, aseguró que España aceptaría un acuerdo europeo para aumentar la cantidad máxima del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) siempre que no haya que renunciar al sistema de aportación que tiene este país.

El ministro de Economía Pedro Solbes durante una de sus intervenciones.
El ministro de Economía Pedro Solbes durante una de sus intervenciones.

Durante su intervención en un foro organizado por ABC y Deloitte, el ministro de Economía subrayó que el FGD en España se caracteriza por estar "claramente dotado", lo que no sucede igual en otros países europeos.

Así, puntualizó que el hecho de las cantidades máximas garantizadas en otros países europeos sean mayores que en España, donde está fijada en 20.000 euros por cliente y entidad, no quiere decir que funcionen mejor.

Por eso señaló que si le pidiesen que para aumentar esta cantidad España tuviese que renunciar a su sistema de aportación "le digo ya que no" porque el modelo español "es mucho más seguro".

En este sentido, recordó que con el FGD y un buen regulador como el Banco de España, las crisis de este país han permitido garantizar a todos los ahorradores todos sus depósitos.

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, calculó hoy que la inflación española estará "en el entorno del 3,5%" al cierre de este año, después de que las tensiones en los precios hayan "tocado techo".

Solbes recordó que los mismos "shocks" que hacían elevarse la inflación antes, ahora producen "cierto alivio", en alusión al precio del petróleo, que ha bajado en los últimos meses.

Esto ha permitido, añadió, que la inflación se haya reducido siete décimas en los dos últimos meses -está en el 4,6% según el indicador adelantado del Índice de Precios de Consumo Armonizado de septiembre- y el diferencial con los precios de la zona euro haya bajado tres décimas.

Solbes auguró así que el Índice de Precios de Consumo estará en el "entorno" del 3,5%, cuando hasta la fecha siempre había situado la inflación "por debajo" del 4%, aunque sin especificar más cifras.