Profesionales

Los cerebros legales que hacen posibles divorcios millonarios

Los abogados de las grandes firmas matrimonialistas forjan su carrera con el logro de indemnizaciones históricas.

Los cerebros legales que hacen posibles divorcios millonarios
Los cerebros legales que hacen posibles divorcios millonarios

Un divorcio nunca es agradable, pero en el caso de los multimillonarios, si los esposos no son capaces de alcanzar un acuerdo, el drama puede alcanzar proporciones épicas. El largo proceso, a su término, no sólo puede dejar un corazón roto, sino también una fortuna esquilmada. Las indemnizaciones otorgadas son cada vez mayores, gracias en buena parte a la labor de unos abogados especializados que han hecho carrera separando a famosas personalidades. En Europa, unas pocas firmas, principalmente anglosajonas, han protagonizado los casos más sonados de la década.

Es el caso del bufete Manches, una de las dos mejores firmas de Reino Unido, según Chambers and Partners, una publicación que cada año destaca a los gabinetes de abogados más importantes por especialidad. Menches cuenta con una veintena de socios dedicados a los asuntos familiares, como Helen Ward, una experta en complejos casos millonarios. En representación de la esposa de John Charman, uno de los gigantes de la City londinense, Ward logró la indemnización más cara de la historia legal del Reino Unido, al alcanzar un acuerdo de 63 millones de euros.

El defensor de John Charman fue Mark Harper, del bufete Withers, la otra gran firma especializada en este área de Gran Bretaña. Fundado en 1896, posee un equipo de 28 personas expertas en casos de divorcio. Uno de sus clientes ha sido Martin Sorrell, fundador del imperio publicitario WPP, que tuvo que pagar a su ex mujer hasta 38 millones de euros.

En España, las cifras obtenidas en los procesos de ruptura son mucho menos considerables

En España, las cifras son menos considerables, pero también hay separaciones millonarias. Concha Sierra (quien, no obstante, lleva casada más de 40 años) ha trabajado en los procesos de Carmen Martínez-Bordiú, Manuel de la Concha o Fernando Fernández Tapias, y recientemente fue contratada por Jaime de Marichalar para formalizar el cese temporal de su convivencia matrimonial con la infanta Elena. La abogada ha desmentido que la pareja haya iniciado trámite alguno de nulidad o divorcio.

'Aquellos divorcios de familias con una riqueza significativa o una relevancia pública tienen un problema añadido. No sólo son extremamente agotadores emocional y financieramente, sino que pueden hundir las carreras de los afectados'. Así define estos procesos la firma Mishcon de Reya, con sede en Londres, donde han tenido lugar bastantes de los divorcios más caros de la historia. Anthony Julius, abogado de este bufete, representó a Heather Mills en su millonario divorcio de Paul McCartney (ésta obtuvo 63 millones de euros), y a Diana de Gales frente al príncipe Charles.

Y es que las tarifas de estos bufetes son tan elevadas como las indemnizaciones que logran. Nicholas Mostyn, famoso abogado que ha obtenido una decena de acuerdos millonarios en los últimos años, cobra 630 euros la hora. Y eso que, según se define a sí mismo, es un católico creyente en el matrimonio de por vida.

Una práctica anglosajona

Michael Jordan posee el dudoso honor de haber protagonizado el divorcio más caro de la historia. El ex jugador de baloncesto tuvo que pagar 115 millones de euros a su antigua esposa, Juanita Vanoy. Le siguen en la lista Neil Diamond y Steven Spielberg, que desembolsaron 150 y 100 millones de dólares, al cambio de hace más de 15 años, respectivamente.

Sin embargo, todos ellos podrían haberse visto superados por el millonario ruso Roman Abramovich, aunque no se conoce qué parte de sus 16.000 millones de euros fue a parar a su ex mujer, Irina. Abramovich se divorció en Rusia para evitar la ley inglesa, que admite el reparto a partes iguales entre los cónyuges.

Y es que Londres se ha convertido en la capital del divorcio, con numerosos casos resueltos con indemnizaciones millonarias. En España, la situación es muy diferente. 'En los países anglosajones no existe el régimen económico matrimonial; así que si la pareja se casa, la economía de cada uno va por su lado. Pero en el momento del divorcio, la ley contempla que el más poderoso tiene que entregar bienes haciendo una distribución equitativa del patrimonio. De ahí esas cifras tan grandes', explica Luis Zarraluqui. Sin embargo, este abogado señala que en España, si no se acuerda la separación de bienes, todas las propiedades adquiridas durante el matrimonio son de los dos y se reparten equitativamente al separarse. Por ello no se producen esas indemnizaciones millonarias. 'El juez puede fijar una pensión compensatoria, pero es una cifra mucho menor', dice Zarraluqui.

Ruptura y crisis

La crisis económica y la división de bienes. Según un estudio de Mishcon de Reya, en las épocas de incertidumbre económica es habitual que muchos matrimonios, sobre todos aquellos realizados por conveniencia, traten de concertar la división de bienes antes de que la crisis afecte completamente al patrimonio de la pareja.

El riesgo de fracaso matrimonial es mayor. En un sondeo entre 100 operadores, administradores de fondos de cobertura y agentes bursátiles, el 79% de los participantes dijeron que los matrimonios corren más riesgo de fracasar en la actualidad, debido a la crisis, que en años anteriores.

El gasto de las parejas disminuye. El 60% de los encuestados desvela que ha pedido a su pareja que gaste menos.