Movimientos corporativos

El máximo accionista de Codere estudia vender su participación

La familia Martínez Sampedro, accionista de control de Codere, estudia la puesta a la venta del 71% que posee en el grupo de máquinas recreativas a partir del 31 de octubre, según un comunicado a la CNMV.

La familia valora la venta del paquete, entre otras alternativas, al no haber concluido todavía el periodo de gracia del segundo pago por la participación de la familia Franco, anteriores propietarios del grupo.

La familia añade en el comunicado que todavía podría negociar cambios sobre las obligaciones de pago pendientes. Una fuente próxima al accionista del grupo de máquinas recreativas admitió esta mañana que el próximo día 30 de octubre vence el plazo para abonar 188 millones de euros a los antiguos dueños del 41% de Codere (la familia Franco).

"Como aún no ha vencido el contrato y está todo en el aire ellos (la familia Martínez Sampedro) se reservan la opción de hacer cualquiera de las opciones que plantea el contrato", dijo la fuente.

CODERE 3,56 4,71%

Según las condiciones del contrato explicadas por la fuente, de no efectuar el pago pendiente, la familia Martínez Sampedro tendría que renegociar su deuda o se activaría un mecanismo para garantizar el cobro mediante la venta de su participación.

Algunos analistas creen que en el actual entorno de restricción crediticia la familia Sampedro podría no hacer frente a este pago.

Ibersecurities citaba en un informe de principios de mes como posibles interesados en Codere a Ladbrokes, a la griega Opap, la australiana Tabcorp y a la irlandesa Paddy Power.

"Dado el actual estado de los mercados crediticios no me sorprendiría que decidieran no hacer el último pago de 188 millones de euros a la familia Franco y optaran por entregarle el negocio a uno de los grandes grupos del sector. Ladbrokes es una posibilidad, pero con el mercado así, ningún acuerdo va a ser fácil", comentó un analista de una casa de valores española. "Lo fundamental es que todo esto supone incertidumbre", resumió.

Por su parte UBS, destacó en un informe del lunes el atractivo de Codere para un comprador corporativo o un grupo financiero debido a su elevado flujo de caja y sus notables perspectivas de crecimiento.

Un portavoz de Codere dijo que la compañía no tenía nada que comentar sobre este tema, ya que "es un tema privado entre accionistas".