Aerolíneas

Todos los sindicatos se unen al acuerdo de venta de Alitalia

Los asistentes de vuelo, reunidos en las asociaciones AVIA y SDL, los únicos que faltaban en dar su aprobación, han firmado el acuerdo para la venta de la compañía aérea de bandera Alitalia a un grupo de empresarios nacionales, que da luz verde al nacimiento de la nueva aerolínea.

Con este acuerdo, todos los sindicatos han aprobado el plan industrial de la Compañía Aérea Italiana (CAI), que agrupa a 16 empresarios nacionales, y puede comenzar la operación de compra que supone la salvación de Alitalia de la que parecía una segura quiebra.

En las últimas semanas, los negociadores del Gobierno presidido por Silvio Berlusconi han trabajado insistentemente para acercar las posiciones de los sindicatos y del consorcio CAI, formado por 16 empresarios italianos, que se encargará de reflotar la compañía.

"Nada que celebrar"

La aprobación ha llegado después de una nueva reunión hoy entre dichos sindicatos, los futuros propietarios y los representantes del Gobierno. "No hay nada que celebrar", han dicho los líderes sindicales, puesto que unos 1.300 trabajadores, cerca de un tercio de los actuales, se quedará sin trabajo, y que continuarán las negociaciones para matizar el convenio colectivo con los nuevos propietarios.

Pese a superarse hoy este último escollo, todavía quedan varios asuntos por resolver, como el modo en que se deberá llevar a cabo la operación o la elección del socio internacional, debido a los distintos intereses políticos y nacionales que existen en torno a esta cuestión.

Lufthansa apuesta en principio por el aeropuerto milanés de Malpensa, satisfaciendo así las aspiraciones del partido Liga Norte, que es uno de los principales aliados de Berlusconi; Air France-KLM preferiría el aeropuerto romano de Fiumicino, lo que agradaría más a otro de los socios clave del primer ministro, el partido derechista Alianza Nacional.