_
_
_
_
_
Reestructuración

Renault cambia su cúpula española en plena reorganización de la firma

Momentos de incertidumbre para la filial española del fabricante francés de automóviles Renault. El presidente director general, Juan Antonio Fernández de Sevilla, anunció ayer su marcha de la compañía tras 26 años. A la vez, la matriz parisina decide qué parte de los 1.100 recortes de empleo se producirán en España.

Los poco más de 10.000 empleados de Renault en España tienen por delante una época de cambios. Ayer conocieron la noticia de que el que ha sido su presidente director general durante los últimos ocho años, Juan Antonio Fernández de Sevilla ha presentado su dimisión 'de manera voluntaria y por motivos personales' tras 26 años en ella y ocho en la presidencia.

Su cargo lo ocupará, eso sí, un directivo conocido. El francés Jean Pierre Laurent (nacido en 1954) domina de primera mano el mercado español, dado que ocupó el puesto de director general de Renault España Comercial (Recsa) durante más de diez años, entre 1995 y julio de 2006. Antiguo alumno del Essec, Laurent se incorporó a Renault en 1977. En 1995 llegó a España como director general de Recsa, hasta que en julio de 2006 asumió la presidencia de Reagroup, la sociedad que agrupa a los concesionarios europeos del grupo y que cambió su denominación por Renault Retail Group el 1 de enero.

Más cambios

La firma gala dará a conocer en breve el alcance en España de los recortes previstos

Desde el pasado 7 de julio, Jean Pierre Laurent sumó a la presidencia de Renault Retail Group la responsabilidad jerárquica de las filiales de Alemania, Italia, Gran Bretaña y España, dentro de la Dirección Comercial Europea.

Este cambio en la presidencia no ha sido el único que se ha producido recientemente. El pasado 9 de septiembre, Armando García Otero fue nombrado nuevo director general de Recsa, en sustitución de Olivier Murguet, tras apenas dos años en el cargo. Hasta ahora, García Otero era responsable de la dirección de ventas de Renault España Comercial.

Por si el relevo en lo alto no fuera poco, los cambios en la cúpula de la filial española (el segundo mercado en importancia para Renault) van paralelos a un programa de recorte de empleos. La dirección presentó ayer en París al comité de empresa europeo los planes concretos para recortar un total de 2.000 puestos de trabajo suplementarios en Europa, 900 de ellos en Francia. El plan contempla bajas incentivadas -no despidos- y afecta sólo a los trabajadores de la estructura, es decir que no se refiere al personal ligado a la producción, según indicó la compañía francesa en un comunicado.

Renault ya presentó el pasado 9 de septiembre en una reunión extraordinaria del comité de empresa central un plan de supresión de 4.000 empleos para adaptarse a la degradación de la coyuntura económica internacional. En este caso se trata de 3.000 bajas voluntarias del personal en Francia, a las que se añadirían 1.000 más entre los puestos ligados a la producción de la fábrica de Sandouville, en la región de Normandía. Esas 4.000 supresiones, que también tienen carácter voluntario, se llevarán a cabo de aquí hasta el 30 de abril del próximo año.

Ambos planes fueron anunciados a finales de julio por el presidente de Renault, Carlos Ghosn. En total, Renault suprimirá 6.000 empleos a nivel mundial, de los que 3.900 se aplicarán en las plantas francesas y 1.100 en las 31 filiales fuera de Francia, entre las que se encuentra España.

Todo este ajuste se ha estado preparando desde que el pasado 24 de julio Ghosn anunciase la reducción de la plantilla en Europa con salidas voluntarias y congelación de nuevas contrataciones para hacer frente a la caída de ventas.

En este sentido, una portavoz de Renault explicó ayer a Efe que el objetivo es reducir los costos de estructura en un 10% 'para hacer frente a la coyuntura económica y financiera'. Una coyuntura -precisó- marcada entre otros elementos por el encarecimiento de las materias primas y del petróleo en particular, así como por una evolución 'desfavorable' del tipo de cambio del euro respecto a otras divisas.

Esta peor situación internacional llevó a Renault en julio a revisar a la baja su objetivo de ventas del programa Contrato 2009 para el año próximo, al dejarlo simplemente en 'por encima de tres millones de vehículos', en lugar de los más de 3,3 millones iniciales.

Un histórico de las cuatro ruedas

Juan Antonio Fernández de Sevilla es uno de los directivos más reconocidos dentro de la industria española de la automoción. Abogado, barcelonés, aficionado al golf y seguidor del F. C. Barcelona, Fernández de Sevilla ha merecido el respeto de los directivos de las otras marcas, lo que en 2006 le llevó a un poco frecuente segundo mandato al frente de la patronal española de los fabricantes de automóviles y camiones (Anfac). El directivo ha pasado 26 de sus 39 años de carrera en Renault. Nacido en 1945, su formación -abogado- estuvo muy alejada de las cuatro ruedas. Pero su trayectoria profesional la comenzó en Enasa desde 1969 hasta 1971, para ocuparse del departamento de personal hasta 1977. Tras cinco años como director de relaciones industriales en Chrysler-Peugeot, entró en Renault Vehículos Industriales como secretario general ejecutivo. Dentro de la empresa fue ascendiendo, y a finales de 1997 se trasladó a París como director de empleo y formación del grupo. El 1 de marzo de 2000 fue nombrado director general de Renault España, y el 1 de julio siguiente asumiría también la presidencia.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_