_
_
_
_
_
Sector exterior

El parón de consumo e inversión suaviza el déficit comercial

El parón económico interno llevó en julio a que el déficit comercial español cayese un 7,5%, el quinto mejor dato en 15 años. La crisis ha recortado al 5,1% el avance de las importaciones, mientras que las exportaciones crecieron más del doble.

El mes de julio trajo consigo una fuerte reducción del déficit comercial español, que cayó un 7,5% respecto al mismo periodo del año anterior. Las cifras publicadas ayer por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio reflejan un aumento de las exportaciones del 12,2%, algo más del doble que el de las importaciones (5,1%).

Pese a la reducción del precio del petróleo de los últimos meses, no es la factura energética la que ha frenado las compras al exterior De hecho, el crudo sigue siendo más caro que hace un año, y de hecho el déficit energético creció en julio un 56,5%. La relajación de las importaciones tiene un componente claramente interno: la fuerte desaceleración de la economía española.

Así, en julio cayeron las compras de materias primas, semimanufacturas no químicas, bienes de consumo duradero y automóviles.

Si se toman como referencia los siete primeros meses del año, las importaciones crecieron un 7,6% en tasa interanual, hasta alcanzar los 174.183 millones de euros, mientras que las exportaciones avanzaron un 7,2%, hasta los 114.669 millones. Esta cuasi igualación de los crecimientos en ambas direcciones llevó a un aumento del déficit comercial del 8,4%, muy por debajo del avance del 21,1% que se registraba apenas dos años atrás.

La nota publicada por Industria destaca que, si los precios del petróleo se hubieran mantenido al nivel de 2007, las importaciones sólo hubieran crecido un 1,4% y el déficit comercial se habría reducido un 10% en los primeros siete meses del año.

La noticia más positiva es el avance de las exportaciones hacia países ajenos a la Unión Europea: entre enero y julio aumentaron un 11,6%, frente al escaso 5,4% de crecimiento de las ventas intracomunitarias.

Ese avance diversificador es interesante en momentos como el actual, en el que la UE (que representa siete de cada diez euros en exportaciones españolas) se encuentra sumida en una crisis económica que limita las perspectivas de compras a medio plazo. Ayer se conoció que Irlanda ha entrado en recesión técnica al acumular su PIB dos trimestres de caída.

El BCE suspende a España en competitividad

Italia, España y Portugal son los países menos competitivos de la zona del euro, según un estudio de analistas del Banco Central Europeo, que sitúan a la cabeza de la competitividad a Bélgica, Finlandia y Holanda.En el informe Globalización y Competitividad, los expertos señalan que, aunque Europa ha ganado en competitividad y la apertura de su mercado es superior a la de Estados Unidos, la diferencia entre los países que integran la eurozona es notoria en todos los indicadores.Por otra parte, el índice de precios industriales español mostró en el pasado mes de agosto un descenso del 0,8% respecto al mes anterior. El avance interanual se situó así en el 9,2%, 1,1 puntos porcentuales inferior al registrada en el mes anterior, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_