_
_
_
_
_
Cinco Sentidos

Los colegios privados apuestan por la enseñanza del mandarín

El chino gana posiciones entre las actividades extraescolares y amenaza con restar liderazgo a otros idiomas.

Zài jiàn' (adiós). Así se despiden los alumnos del Liceo Europeo de la capital a la salida de clase de chino, pionero junto a otros colegios privados madrileños en introducir la enseñanza del idioma como actividad extraescolar. En total, 120 de sus 1.300 alumnos aprenden chino con el profesor Sun Feng, coordinador de un equipo de 20 docentes que enseñan la lengua de Confucio en éste y otros centros privados de los alrededores de Madrid.

La oferta responde a la petición de un nutrido grupo de padres que se adelantó en su reclamo a los planes del colegio. Gonzalo Inclán, su director, ya había contactado con la empresa Macma para negociar horarios y tarifas. La compañía, que hoy proporciona profesorado y método a este centro y a otros de alto nivel de la Comunidad de Madrid, es obra de una madre inquieta y emprendedora que frente a las dificultades para encontrar cursos de chino para sus hijos, decidió dar cobertura a ese nicho por sí misma. Fundó Macma. Desde 2006 ofrece clases particulares, a domicilio, y en 2007 se aventuró a dirigirlas a empresas y colegios. 'Los directores de los centros me decían que estaba loca', recuerda divertida. 'Cuál es nuestra sorpresa que este curso sumamos 400 alumnos, entre todos', se felicita orgullosa.

Noemí Gómez presume de haber sido la primera en darle el 'sí'. Después de tres años de experiencia, un quinto del alumnado del Highlands (200 de 1.020 estudiantes), el colegio que dirige, está inscrito en alguno de los tres niveles que ya ofrece el centro. 'Siempre a la vanguardia' -declara Gómez-, el Highlands apostó por este idioma al resultar 'de gran aprovechamiento'. No sólo se erigirá como el 'idioma comercial por excelencia', sino que, además, 'fomenta la capacidad matemática, refuerza la memoria y doma la intolerancia'.

De los cerca de 6.700 millones de habitantes de la Tierra, un 19,3% tiene como lengua materna el mandarín y otros 30 millones lo estudian. El chino es el tercer idioma más hablado del mundo, por detrás del español (13%) y el inglés (10%). Desde que el país se adhirió a la OMC hace seis años, su desarrollo económico ha sido colosal. Tanto que ha generado una creciente necesidad de profesionales que conozcan el dialecto estándar (putonghua). En España, 32 universidades lo imparten. Pero lo que de verdad habla de su proyección es el éxito en niños y adolescentes. La propia infanta Leonor asiste a un colegio -Santa María de Los Rosales- que lo ofrece entre sus actividades.

Francisco Martín López Quesada convive con una prole numerosa y ecléctica. Para él, 'China es el futuro'. Dominar el idioma no sólo será requisito imprescindible para hacer carrera en país asiático, 'sino que resultará fundamental para diferenciarse y ocupar puestos de relevancia en Occidente'. López Quesada sitúa ese escenario en el medio plazo. En 2015, el chino será un punto fuerte en la selección de personal.

Este visionario del mercado laboral fue director general de la División Internacional del Banco Santander durante 20 años. Siete de sus diez hijos estudian el idioma. Al principio, compartían aula con hijos de inmigrantes chinos en el barrio de Lavapiés. En esas clases, niños chinos nacidos en España aprendían el idioma de sus progenitores. Hoy, un profesor particular enseña a domicilio a los mayores, y los benjamines de López Quesada asisten a clases en sus colegios (Montealto y El Prado).

Incluso cuatro años después de sus primeras experiencias, la falta de profesorado amenaza con agotar la expansión del idioma. María Paramés, de Macma, viaja periódicamente en busca de profesores y au pairs. El interés es tal que ya hay familias españolas que acogen a chicas chinas para cuidar de sus hijos. Y, así, continúen practicando en casa.

Amplia oferta

Macma: Imparte chino a alumnos del Liceo Europeo, Colegio Highlands, El Prado, Colegio Británico y Mirasur. Todos, en Madrid. También ofrece clases a domicilio y se desplaza a empresas. Más información: www.macma.es.

Instituto Confucio: Es el Instituto Cervantes de China. Con sedes en Madrid, Barcelona y Valencia.

Iberochino: Ofrece clases desde 60 euros/mes. www.iberochino.com.

CCC: Chino fácil con la profesora Yang Yun.

EF: 1.500 euros/mes en Shanghai. www.ef.com.

Dominar la lengua va a marcar la diferencia en un mercado laboral ultracualificado

'Gozamos de respeto internacional'

Enseña 'chino fácil', a distancia y desde San Sebastián (Guipúzcoa). Es, junto al profesor Mauren (El inglés con mil palabras), uno de los instructores de idiomas más mediáticos del panorama nacional. Y eso que lo suyo es el mandarín. Llegó a España en 1999 para dedicarse al comercio internacional, un área en el que recaló hasta 2003. De esa experiencia le sorprendió el interés de los españoles por su idioma y la visión de éstos queriéndoselo inculcar a sus hijos.¿Es posible aprender chino en un año?El chino no es imposible. Con mi método los alumnos consiguen conocer en un año el mínimo de caracteres y palabra para entenderse.¿Y los niños?Lo absorben todo. Tengo alumnos desde los tres años. Ven películas en versión original y recitan canciones tradicionales chinas. A escribir no aprenden hasta los diez. Para ellos es como un juego. Un juego que fomenta su memoria y capacidad matemática.¿Como únicos beneficios?No sólo eso. Los padres han sido muy visionarios al inscribirlos en un curso de chino. Este idioma será fundamental para dedicarse al comercio los próximos años. Ni qué decir si hablamos de comercio internacional.¿Usted lo imaginaba?Bueno, hemos trabajado mucho para ello. China ha logrado el respeto internacional. Hace 15 años, cuando yo llegué a España, las cosas eran muy distintas. Me alegra que ahora se nos admire.

Archivado En

_
_