La crisis hace mella en las empresas

Un grupo de inversores estudia una oferta para salvar a AIG de la quiebra

Un grupo de inversores liderado por el principal accionista y anterior consejero delegado de la aseguradora, Maurice Greenberg, estudia tomar el control de American International Group (AIG) para garantizar su superviviencia. "La superviviencia de AIG es de interés nacional", comentó Greenberg a la cadena de televisión CNBC

Las acciones de la aseguradora, que llegaron a perder más de un 74% durante la sesión de hoy reducen sus pérdidas. Sus títulos caen un 37% y se cambian a 1,71 dólares.

Maurice Greenberg dejó el consejo de administración de la entidad en 2005. En la actualidad controla aproximadamente un 11% de AIG a través de otras de 'holdings' de accionistas y otras compañías.

Las acciones de AIG se perdieron más de un 60% de su valor en la sesión de ayer. La aseguradora no ha evitar conseguido que lass firmas de inversión rebajaran sus calificaciones crediticias. Además, el Gobernador del estado de Nueva York, David Paterson, ha comentado a la cadena de televisión CNBC que AIG tiene un día de plazo para resolver sus problemas.

Paterson ha asegurado que AIG tan sólo tiene un día para obtener entre 7.500 y 8.000 millones de euros de liquidez.

AIG es una de las aseguradoras más grandes del mundo y es la última gran entidad financiera que asume el impacto de una crisis crediticia e hipotecaria que esta semana provocó la solicitud de quiebra de Lehman Brothers y la venta de Merrill Lynch a Bank of America.

La aseguradora tiene "un día" para resolver los problemas, dijo David Paterson, gobernador de Nueva York en el canal de televisión CNBC. Un fracaso podría acarrear un "problema catastrófico" para el mercado, añadió.

Las rebajas de sus notas crediticias harán mucho más difícil para el presidente ejecutivo de AIG, Robert Willumstad, conseguir el capital necesario y podrían desatar demandas por casi 20.000 millones de dólares.

Morgan Stanley, encargado del reflotamiento de AIG

La Reserva Federal Estadounidense ha contratado al banco de inversión Morgan Stanley para estudiar fórmulas que ayuden a reflotar a AIG, hasta hace poco la mayor aseguradora del mundo por valor de mercado, cuyos títulos se desplomaban un 63% en bolsa, a 1,72 dólares, tras la apertura.

El batacazo de AIG en bolsa, que se suma a las pérdidas del 61% registradas ayer, han aumentado el temor sobre su solvencia, sobre todo tras los recortes aplicados por las agencias de rating en sus calificaciones crediticias.

El deterioro de su calificación podría forzar a la compañía a comprometer más colaterales y anular contratos de seguros, lo que podría generar una reacción en cadena que amenazaría su superviviencia.

"No sólo tiene un impacto potencial por el lado de las reaseguradoras, sino también en las instituciones que pueden tener acciones de AIG", explicó Lorraine Tan, directora de investigación para Asia de Standard % Poor's.

Las acciones de AIG han perdido un 92% de su valor en lo que va de año. Las agencias Moody's y Fitch Ratings recortaron en dos escalones la calificación de AIG, mientras que Standard & Poor's rebajó la nota en tres grados. La firma ha recibido una línea de ayuda de 20.000 millones de dólares por parte del Gobierno estadounidense.