Enmienda

El Senado pide la desaparición del Ministerio de Vivienda

El Senado aprobó hoy una moción del Grupo Parlamentario Popular que contó con el apoyo de PNV y CiU y que incluye una enmienda del grupo catalán pidiendo la desaparición del Ministerio Vivienda y la dotación de sus recursos a las Comunidades Autónomas.

La iniciativa contó con 128 votos a favor frente a 120 en contra (del PSOE y Entesa) y salió adelante a pesar de que sólo votaron 248 de los 264 senadores, al contar el grupo socialista con minoría en la citada Cámara.

La moción reclama una serie de medidas al Gobierno para mejorar el acceso a la vivienda de los ciudadanos, entre ellas un acuerdo nacional sobre vivienda y suelo que reúna a los sectores financieros e inmobiliarios para luchar contra el fraude y la corrupción urbanística.

El texto, defendido en la Cámara por el senador popular García Ballesteros, fue rechazado en un principio por el Grupo Nacionalista Vasco, que cambió finalmente su voto tras conocer la aprobación de la enmienda de CiU que proponía destinar los recursos del Ministerio que dirige Beatriz Corredor a las Comunidades Autónomas.

La moción también contempla deducciones por la adquisición de vivienda de hasta 10.000 euros con un tipo de interés del 25 por ciento máximo, así como incentivos a los Ayuntamientos para que desarrollen más suelo en plazos más breves y a precios más asequibles.

El grupo socialista rechazó la moción al considerar que las propuestas "no contribuirían" a la moderación de los precios de la vivienda, al tiempo que recordó que diversos organismos internacionales e incluso el mismo ex ministro popular de Economía Rodrigo Rato rechazaron las reducciones fiscales a la adquisición de vivienda al considerar que fomentan la construcción abusiva de inmuebles.

Por su parte, la senadora del Grupo Entesa Catalana de Progrés Maite Arqué desestimó la moción al considerar que la propuesta del PP de formar una "mesa nacional" para la vivienda ya está siendo llevada a cabo por la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, en su intención de aunar las voluntades de Comunidades Autónomas y Ayuntamientos en el texto que conformará el próximo Pacto Estatal para la Vivienda 2009-2012.