_
_
_
_
_
Cinco Sentidos

Arquitectos de tierra batida en Las Ventas

Este viernes, si el tiempo y las autoridades no lo impiden, el cartel de Las Ventas presenta a Rafa Nadal luciéndose a puerta gayola y a David Ferrer haciendo verónicas, frente a los estadounidenses Andy Roddick y Sam Querrey. La plaza de Madrid se ha convertido en menos de una semana en la segunda mayor pista de tenis del mundo, después de la del Abierto de EE UU, con el albero transformado en tierra batida para acoger una semifinal de la Copa Davis, el mundial por países del tenis masculino.

La empresa que ha construido la pista es Impersport, especializada en instalaciones deportivas. Roser Navarro, dueña de la compañía junto a Alejandro Sánchez, cuenta que el tiempo habitual para construir una cancha de tierra batida son 21 días, y que ésta se ha preparado en unos seis, con 23 personas trabajando día y noche, literalmente. 'Empezamos el domingo 4 por la tarde, justo después de los toros'. Para que los palcos vip tengan visibilidad y no estorben la de las gradas, se han retirado 20 centímetros de altura del albero original, 'que será repuesto por otro nuevo después del tenis', recalca Navarro, ante las dudas de los aficionados taurinos que visitan las obras.

En lugar del albero se han colocado 20 centímetros de zahorras, el cascote cerámico que sirve de base a la estructura. A continuación, 8 centímetros de pastilla (mortero con mezcla de cenizas, cal, cascote y tierra roja), y por último, la tierra batida o arenisca roja. El máximo permitido son dos centímetros de espesor, y aunque a mayor cantidad de tierra más lenta va la bola y más favorece a los jugadores españoles, los organizadores han optado por la cantidad habitual en una pista de este tipo, entre 1 y 1,5 centímetros. 'No se trata de fastidiar a los rivales', explica Navarro.

El Gobierno de Madrid ha pagado un millón de euros por acoger el evento

En sus siete años de existencia, Impersport ha construido múltiples pistas de tierra batida, como la del Real Club de Puerta de Hierro de Madrid, y son los distribuidores en España y Portugal de Decoturf, el material de las pistas sintéticas del Open de EE UU y de los Juegos de Pekín, entre otros torneos. También construye chalets, pavimento, pero sobre todo, obra deportiva, como pistas de pádel de cristal, atletismo, hockey... 'todo menos piscinas', resume Sánchez. Su empresa es la proveedora oficial de pistas de la Federación Española de Tenis hasta 2011, aunque ésta no ha requerido sus servicios para la final de la Copa Federación de este pasado fin de semana, que se celebró en las pistas ya construidas del Club de Campo. Impersport no confiesa el coste de la construida en Las Ventas, y tampoco uno orientativo para una parecida. 'Depende de muchos factores, la distancia a los materiales, el tipo de terreno, etc.', explica Sánchez.

Las eliminatorias de la Copa Davis se celebran alternativamente en uno de los países que se enfrentan, y la federación correspondiente es libre de elegir el tipo de pista y la sede. La española optó por la Comunidad de Madrid, a cambio de lo cual ésta pagó un canon de un millón de euros. Los jugadores discutieron la decisión porque preferían jugar a nivel del mar, donde la bola va más lenta, pero la Federación adujo que también había que tener en cuenta otros factores, como los económicos.

Dentro de Madrid, la Federación eligió Las Ventas, pese a las dificultades logísticas, 'por su espectacularidad', señala Navarro. 'Es distinto a todo lo que se ha hecho antes'. El aforo es de 21.000 espectadores, sólo por detrás de los 22.547 de la pista central de Flushing Meadows, donde se celebra el Abierto de Estados Unidos. Roland Garros, Wimbledon y el Open de Australia están sobre los 15.000 asistentes. Las entradas, válidas para los tres días de competición, oscilan entre los 135 euros de las andanadas y los 385 del tendido bajo. El terreno es el favorito de los españoles, y habrá más gente que nunca. Sólo queda terminar la faena, con orejas si es posible.

Palcos delante de la barrera

Los acontecimientos deportivos se multiplican en Madrid, en su carrera por organizar los Juegos Olímpicos 2016, y con ellos, las oportunidades de las empresas para invitar a sus empleados y clientes a grandes espectáculos. El sábado, por ejemplo, se puede compaginar el partido de dobles de las 15 h. con el Atlético de Madrid-Recreativo a las 20 h. El viernes y el domingo se celebran las jornadas de individuales, que dan comienzo a las 12 h. (La 2).Un palco de seis asientos en Las Ventas cuesta 12.000 euros+IVA. Incluye el catering de Mallorca una hora antes y después de los partidos, así como acceso a la carpa de invitados, ideal para entablar relaciones, comenta Esteve Calzada, consejero delegado de Prime Time Sport, que comercializa los palcos. 'Hemos tenido que hacer más de los previstos inicialmente porque se habían agotado'.Calzada fue 6 años director general de marketing del Barcelona, y su empresa posee derechos de imagen de varios futbolistas, así como los del marketing de la Federación de Tenis hasta 2010, lo cual incluye todas las eliminatorias de Copa Davis, el Masters nacional (que este año se celebra en Bilbao), y las eliminatorias de Copa Federación, el equivalente femenino de la Davis. Este fin de semana se ha celebrado la final España-Rusia en el Club de Campo de Madrid. Los palcos, en este caso, costaban 3.000 euros.El patrocinador de la Federación Española, Mapfre, y los de la Copa Davis a nivel mundial, entre los que se encuentran NH Hoteles y Turismo de Madrid, tienen sus propios palcos así como presencia en las vallas publicitarias. Otros patrocinadores son BNP Paribas, Rolex y Hugo Boss.El plantel de empresas presentes en el evento se completa con los sponsors deportivos de los propios jugadores, que están obligados a llevar o bien camiseta roja y pantalón blanco o el nombre de España en la parte de atrás de la camiseta.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_