Internet

El regulador y el dólar penalizan a Google en Bolsa

No hay duda de que Google sigue siendo el principal actor de internet. Lidera el negocio de las búsquedas, domina la publicidad online, se permite el lujo de dar un jaque al Windows y al Explorer de Microsoft con su nuevo navegador Chrome, y con su plataforma Android busca retar a grupos como Nokia a RIM. Sus cuentas siguen siendo brillantes (sus ingresos aumentaron un 39% en el primer trimestre) y, sin embargo, está languideciendo en las Bolsas.

El pasado miércoles, las acciones del gigante de internet cayeron hasta la cota de los 406 dólares, su precio más bajo de los últimos dos años. Aunque en las dos sesiones siguientes los títulos rebotaron hasta moverse en el entorno de los 435 dólares, la empresa todavía acumula un retroceso superior al 35% desde enero y del 41% con respecto a su máximo histórico de 747 dólares marcado en noviembre de 2007. La bajada es muy superior a la experimentada por el Nasdaq que, desde principios de año, se ha dejado en torno a un 14%.

Algunos expertos han advertido que el retroceso coincide con un el progresivo deterioro de la economía global con el consiguiente freno al crecimiento de la publicidad de internet, uno de sus negocios clave.

De igual forma, otros analistas han coincidido en que Google se va a ver perjudicado por la revalorización del dólar frente a divisas como el euro que va a provocar una disminución de sus ingresos en el extranjero (en el último trimestre supusieron más del 50% del total). Lehman Brothers recortó su precio objetivo sobre las acciones de la compañía por este motivo y procedió a rebajar las previsiones de ingresos para 2008 y 2009.

GOOGLE 983,32 -0,96%

Además, Google ha empezado a encarar la presión de las autoridades reguladoras, especialmente en la cuestión referente a su alianza con Yahoo en la publicidad en internet. A principios de esta semana, la patronal estadounidense de la publicidad, Association of National Advertisers (ANA), reclamó al Departamento de Justicia de EE UU que bloquease el pacto, indicando que Google y Yahoo van a concentrar el 90% del negocio de publicidad en la red.

Los acontecimientos se han precipitado. La prensa de EE UU publicaba poco después que el Departamento de Justicia había contratado a Sanford Litvack, un veterano jurista especializado en litigios antitrust. La oleada no quedó ahí porque el fiscal general de California, Jerry Brown, también ha pedido una revisión profunda del acuerdo de Yahoo y Google, y ya ha solicitado documentos a las partes para analizar la operación. Casas de bolsa como Bernstein Research apuestan por que los reguladores retrasarán e incluso frenarán los acuerdos, mientras que Stifel Nicolaus & Co cree que si el Gobierno inicia un proceso por posición dominante, Google romperá el pacto con Yahoo.

POSICIâN DE DOMINIO

Diversos blogs han señalado que Google podría ser investigada por su posición en el área de las búsquedas online. Según Hitwise, la cuota de la empresa en este segmento en EE UU era en agosto del 71%, frente al 18% de Yahoo y el 5,3% de Microsoft.

Los 'hedge funds' ejercen gran influencia

Steve Jobs, consejero delegado de Apple, advirtió esta misma semana que su empresa se ha visto sacudida por la reducción de posiciones por parte de los hedge funds. Claro que Apple no es la única. Fuentes del mercado también señalan a Google como una de las afectadas. Según estos observadores, los hedge funds han estado refugiándose en grandes valores del sector tecnológico como Google y Apple, para protegerse de la tormenta que estaba sacudiendo a la industria financiera. Sin embargo, en el momento en el que el sector de la tecnología se vio golpeado por los comentarios que apuntaban a una desaceleración del crecimiento, decidieron eliminar posiciones. Sin ir más lejos, desde mediados de agosto, los títulos de Apple han caído más de un 17%.

No obstante, hay analistas como Scott Kessler, de S&P, que aseguran que Google ya está barata y es el momento de invertir. Y es que, si el gigante de internet o la empresa de la manzana no son buenas apuestas, pese a ser las estrellas, va a ser difícil encontrar valores refugio.